Puebla podría ser la entidad número 20 en quedarse sin agua en el país, mientras que Tlaxcala la número 15, esto debido a que cada vez el número de personas que utilizan agua para sus actividades aumenta, mientras que las reservas no se renuevan con la misma velocidad, por lo que el riesgo de llegar al “Día Cero” de quedarse sin el líquido, crece.

Así lo señala el programa Aqueduct del Instituto de Recursos Mundiales que establece que Baja California Sur es la entidad con el mayor grado de “estrés hídrico” con una puntuación de 5, que es la máxima posible.

Muy de cerca la siguen Guanajuato (4.94), Ciudad de México (4.90), Aguascalientes (4.81), Estado de México (4.76), Querétaro (4.71), Hidalgo, Chihuahua y Zacatecas con 4.63 cada uno y Sonora (4.60).

En el rango de menos de 4 puntos de estrés hídrico, que se refiere al porcentaje que una ciudad, región o país consume del total del agua de la que dispone en un año, se encuentra Tlaxcala con 3.36 y cinco lugares más abajo, Puebla con 3.05. Se estima que los mexicanos consumen entre 40 y 80 por ciento de las reservas de agua anualmente, siendo los estados con menor estrés hídrico Tabasco con 0.08 puntos, Chiapas con 0.84 y Tabasco con 1.22.