Lo sabía. No debía decirlo. Pero, lo dijo, pese a que, por un instante, parecía que el mundo se congelaba, como si el tiempo le hubiera concedido una pausa en su avance inmisericorde para pensar, pero rechazó la oferta y lo dijo.

El diputado local del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Héctor Alonso Granados, fue entrevistado en un programa de radio por internet, en el marco del debate sobre el aborto.

“Deberían pensarlo antes de abrir las piernas”, dijo el legislador a las mujeres para evitar quedar embarazadas.

Sí, así, sin pelos en la lengua.

El diputado morenita fue entrevistado en el programa Factor Ciudadano que conduce Leopoldo de Lara. De esta manera, exhortó a las mujeres a ser más responsables y no trasladar el asunto del aborto al Congreso local.

Subí a mi cuenta de Twitter el video de la entrevista.

A bote pronto hubo comentarios que resumen la opinión de la sociedad.

“Qué pena que haya tipos tan retrasados en el poder y opinando de cosas que no tiene ni idea, es un MACHISTA”, escribió @Pilysh.

“Nuestro nuevo capítulo de su telenovela".
"Para pendejo no se estudia”, tuiteó  @monzon_cecilia.

Hay que pensar ante de abrir la boca!! El pueblo no puede ser responsable de las declaraciones estupidas de representantes populares”, comentó @Daphne.

Y más.

El problema con este diputado que ya fue priista, después panalista y ahora morenista, es que parece que no piensa antes de hablar.

En plena sesión del Congreso local, cuando analizaban el tema de la publicidad sexista, les dijo a las legisladoras que eran hipócritas y mojigatas, sin entender un mínimo lo que se estaba planteando.

No puede verse como una puntada, un chascarrillo.

El señor es machista, misógino y patán.

Peor, pagamos por tener un legislador con tan exquisito perfil; es más, sus compañeros lo pusieron en la Mesa Directiva de la LX Legislatura.

Hace unos días, diputados de seis partidos políticos analizaron la posibilidad de quitar de este puesto a Alonso Granados y también a José Juan Espinosa, que ocupa la Presidencia y que también evidencia actitudes similares.

Es una lástima que no tengan facultad para destituir a Alonso de su cargo. Sin embargo, vale la pena subrayar que por sujetos como este han repuntado los feminicidios, la violencia intrafamiliar, las agresiones contra la mujer…

Bien lo decía su compañero de fracción parlamentaria Emilio Maurer, si se abriera el cerebro de Héctor Alonso, seguramente no se encontraría nada.

Héctor Alonso debería pedir licencia a su cargo; no lo hará Héctor Alonso debería dejar el Congreso, si tuviera tantita vergüenza.

Lamentablemente, tampoco tiene.

Agradeceríamos entonces a Héctor Alonso que antes de abrir la boca... pensara lo que va a decir; pero se ve difícil que eso suceda.

Y recuerde: nadie es completamente bueno ni completamente malo