@GabrielaFor 

A raíz del estreno de Avengers Endgame, la película tan taquillera y la trama de la que parte, que tiene que ver con el final de la entrega anterior donde Thanos destruye a la mitad de la población, se han mencionado interesantes teorías de lo que sucedería con los sobreviventes al mítico chasquido, desde el restablecimiento del equilibrio ecológico, hasta las implicaciones económicas.

Hoy quiero hablarles sobre un síndrome que seguramente padecerían aquellos que siguieran vivos, incluyendo a los protagonistas : el síndrome del superviviente.

¿Qué es el síndrome del superviviente?

Es un sentimiento de culpa, relacionado con el estrés postraumático, que resulta de una fuerte experiencia donde estuvo en riesgo la vida y en que se suele repasar una y otra vez lo sucedido, reprochándose el haber podido actuar de un modo distinto (cof, cof, Thor) y así, haber evitado la muerte de un ser querido o el hecho traumático en sí.

Se pueden presentar junto con la culpa, una necesidad de ser castigado por no haber podido ayudar o evitar lo sucedido, además de experimentar la sensación de estar traicionando a aquellos que no sobrevivieron y cuestionarse por qué siguen vivos.

La gravedad del síndrome dependerá de cada persona, pero como lo señala la trabajadora social clínica Litsa Williams puede suceder que haya personas que no logran cargar con el peso de la culpa y acaban con sus vidas, tiempo después del episodio vivido.

La culpa presente desde el primer momento, es un factor muy importante para que el duelo no se pueda procesar y por tanto, no se pueda adaptarse a la nueva realidad.

¿Qué provoca un duelo detenido?

La negación de la realidad y la imposibilidad de funcionar en las nuevas circunstancias y en casos extremos, el suicidio.

¿Eso es lo que ocurre en Endgame?

Si nos planteamos esa realidad donde la mitad de la población no sobrevivió, es muy natural pensar que habrían muchas personas que no podrían asimilar el hecho de continuar con vida, sabiendo que sus seres queridos no lo lograron.

En la película se muestra un grupo de autoayuda guiado por Steve Rogers, lo que en la realidad sería la solución al síndrome del superviviente de quienes asisten (por el grupo, no por Steve Rogers) porque posibilitaría que los asistentes, fueran adaptándose a la realidad y generando nuevos lazos afectivos que les haría procesar tanto el duelo colectivo que es compartido por toda una comunidad, como sus duelos personales, hallando un nuevo sentido de vida.

Pero ¿qué sucede con los demás protagonistas que no asisten al grupo?

Es decir ¿qué sucede con aquellos que no se adaptan?

Podemos apreciar en los otros superhéroes, los síntomas típicos del síndrome del superviviente, como son ideación suicida, irritabilidad, sentimientos de inutilidad, desmotivación, recuerdos recurrentes, inmovilización y eso es justamente lo que los motiva a querer cambiar la realidad que viven y desafiarlo todo, en lugar de adaptarse.

Aunque lo mencionado anteriormente es a propósito de una ficción, el síndrome del superviviente sucede frecuentemente en la realidad y puede ser resultado tanto de situaciones catastróficas como un terremoto o un huracán, así como accidentes, violaciones o secuestros.

Siempre se recomienda buscar ayuda profesional cuando una persona no logra sobreponerse a una experiencia traumática, pues puede llevarlo a perder su sentido de vida. Existe tratamiento y solución al síndrome, cuando se atiende correctamente y se logra manejar la culpa para procesar el duelo y reconciliarse con la realidad.

Espero que les haya sido de utilidad lo que tratamos en la columna de ésta semana y si quieren que llevemos a los personajes al diván, háganlo saber junto con cualquier sugerencia, a través de nuestras redes sociales o en los comentarios.

¡Hasta pronto! Nos leeremos nuevamente, desde el diván.