Un hombre de la tercera edad acudió desesperado a un hospital en Huejotzingo, Puebla.

Llevaba a su perro en brazos, y aunque no se tratara de un centro veterinario, el señor le rogó a los médicos para que atendieran al cachorro enfermo.

La historia fue compartida por los médicos del centro hospitalario, quienes admitieron que estuvieron a punto de negarse a atender al animal.

"Tiene diarrea, está desguansado y no quiere comer. Apenas toma agua, se queda bajito y está muy tristito", les dijo el señor antes de que estuvieran a punto de rechazarlo y mandarlo a un hospital veterinario.

Finalmente uno de los médicos decidió atender al cachorro, y apoyado por otros compañeros, le hicieron una evaluación para encontrar cuál era el malestar.

El animal estaba deshidratado y parecía tener una infección. Para restablecerlo, los doctores le dieron antibióticos y lo hidrataron con electrolitos.

Después de agradecer la atención de los médicos, el señor les preguntó cuánto iba costar la consulta