Hace poco más de cinco meses, Esmeralda Millán fue atacada con ácido por su expareja y otros tres hombres cerca de su casa en el fraccionamiento Misiones de San Francisco ubicado en los límites de Coronango y Cuautlancingo; requiere al menos de cuatro cirugías y un trasplante de córnea pero hospitales “no me quiere atender porque ya no sangró, dicen que no estoy tan grave”.

Desde la Cámara de Diputados, Esmeralda narró que su pareja conocía sus movimientos, a dónde iba y a qué hora salía porque tiene dos hijos con él. Durante el tiempo en que estuvieron viviendo juntos sufrió maltrato, por lo que tras siete años de relación decidió terminar con él, situación que su expareja no aceptó.

Yo fui atacada en diciembre por mi expareja con ácido, no ha sido nada fácil la sociedad no te acepta, tan solo porque vas tapada se te queda viendo horrible. A pesar de que no saben qué te pasó, se burlan, te atacan, no te aceptan porque estás desfigurada, das miedo”, lamentó.

Esmeralda manifestó que aún los médicos le tienen que realizar otras cuatro cirugías y el trasplante de córnea, pero en los hospitales no la quieren atender.

“Me hacen falta cirugías, pero cómo ya no sangró, ya no están grave según ellos dicen, ya no me quieren atender, ahorita estoy así sin nada, sin doctores a pesar de que mis heridas arden”, denunció.

“Las personas que te hacen esto no tienen sentimientos”

Además, dijo que tiene la garganta dañada “no puedo comer, porque a la hora de que me echo el ácido me lo trague y lo olí y la garganta está mal, sí puedo tomar líquidos, pero comida sólida casi no, necesito otra operación”.

“Esto no se lo deseo a nadie, es algo horrible estar así y que tus hijos te vean, no puedes convivir con ellos porque no puedes salir, no puedes estar en el sol. Las personas que te hacen esto, no saben el daño que están causando, no tienen sentimientos”, expresó con la voz entrecortada.

La madrugada del 2 de diciembre de 2018 cuando salió de su casa rumbo a su trabajo junto con su mamá, un grupo de hombres entre quienes estaba su expareja Fidel N. las atacó.

A Esmeralda, el ácido le cayó en el rostro, pecho y cuello; mientras que a su mamá Verónica en las manos, quien solicitó ayuda a sus vecinos.

Días después a su ataque, la Fiscalía General del Estado (FGE) de Puebla confirmó que Fidel N se encontraba detenido por el delito de tentativa de feminicidio, además reveló que el sujeto tiene antecedentes de violencia contra mujeres y se le dictaminó un trastorno psicológico. No obstante, sus cómplices continúan libres.

LEER TAMBIÉN: Investiga Fiscalía móvil personal en ataque con ácido a madre e hija


BUSCAN TIPIFICAR ATAQUES DE ÁCIDO COMO INTENTO DE FEMINICIDIO

De acuerdo con la organización Acid Survivors Trust International (ASTI), cada año se registran aproximadamente mil 500 ataques con ácido en el mundo; sin embargo, lo alarmante del asunto es que la cifra abarca solo el 40 por ciento de los casos que sí se denuncian ante las autoridades.

En México no hay números oficiales, pero es un crimen en expansión que ha pasado desapercibido, según informan varios medios.

A pesar de los casos, que cada día son más frecuentes en nuestro país, los ataques con ácido no se encuentran tipificados como un delito.

Debido a esta situación, este 4 de abril los diputados federales de todas las fracciones parlamentarias se unieron para impulsar una iniciativa que castigue este crimen cuyas víctimas son, en su mayoría, mujeres.

El coordinador del Partido Verde (PVEM), Arturo Escobar y Vega, detalló que la pena para quien cometa este delito va de los ocho a los catorce años de prisión; sin embargo, con el agravante de género, los victimarios serían castigados hasta con 20 años de condena.

Esta iniciativa pretende reformar el artículo 325 del Código Penal Federal, al tipificar el ataque con ácido como tentativa de feminicidio.

En el mensaje de presentación participaron los coordinadores del PRI, René Juárez; del PRD, Verónica Juárez; del PES, Olga Juliana Elizondo; Fabiola Loya, de Movimiento Ciudadano; José Elías Lixa, del PAN; y dos mujeres sobrevivientes de este tipo de violencia, una de ellas es Esmeralda, quien el pasado 28 de marzo acudió al Senado por invitación de legisladores que impulsan esta iniciativa. (Con información de Reforma)