Desde el 31 de diciembre de 2018 a la fecha, poco más de 700 niñas y niños ya no reciben atención a su crecimiento, estimulación temprana, ni terapias para problemas motores o del lenguaje ante el cierre de los Centros Regionales de Desarrollo Infantil y Estimulación Temprana (Ceredi) que operaban en diferentes municipios del estado.

Dichos centros operaban a través del programa Prospera, dependiente de la extinta Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) con apoyo de la Secretaría de Salud (SESA) del Estado, sin embargo con las nuevas estrategias del Gobierno Federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador, los recursos para ese programa fueron redirigidos a las Becas Benito Juárez dejando en desamparo a los menores de edad.

Y es que en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019, la partida para los Ceredi fue eliminada, motivo por el cual los aproximadamente 700 niños y niñas dejaron de recibir atención médica de especialistas desde el 31 de diciembre de 2018, ante esa situación madres y padres de familia, con sus menores hijos en brazos y de los terapeutas, psicólogos, médicos pediátricos y nutriólogos salieron a las calles para exigir que se reactive el servicio que ofrecían los centros.

En entrevista, la terapeuta físico del Ceredi, Sandra Salgado solicitó las reapertura de los centros, “necesitamos presupuesto para poder abrir nuestros centros de hecho están bien equipados, tenemos material y equipo para brindar el servicio por lo que queremos la apertura, tenemos material para dar terapia de lenguaje, física, equipo que en UBRS no cuentan, tenemos consultas de pediatría que son caras con médicos particulares y nosotros las teníamos gratis, psicología infantil, hay papás que llevaban a sus hijos con parálisis, síndrome de Down, y otros tipos de discapacidad”.

Al respecto, padres y madres de familia usuarios de los Ceredi de los municipios de Contla, Tlaxcala, Tlaltelulco, Chiautempan, y Teolocholco, pidieron al gobernador, Marco Antonio Mena Rodríguez, que subsidie los centros para que sus hijos continúen recibiendo las terapias para que continúen con los avances en su desarrollo, incluso se dijeron dispuestos de participar con cuotas para que siga el servicio.

Además se dijeron decepcionado de haber emitido su voto a favor de Andrés Manuel López Obrador, pues nunca pensaron que eso representara la cancelación de éste y otros programas de asistencia social

“Pues la verdad como el eslogan lo decía era la esperanza de México, pero así como estamos que está cerrando programas decepciona porque si apoya con el dinero de manera directa a los beneficiarios está bien, pero en este caso se trata de mi niño especial y pagar esos servicios con un médico y terapeuta privado el recurso es insuficiente”, recalcó Graciela Rugerio.