La capital coreana de casi 10 millones de habitantes y con una impresionante densidad de 16,202 habitantes por kilómetro cuadrado representa un enorme reto para la movilidad y el espacio para todos.

La apuesta ha sido muy alta, rescatar el espacio público con proyectos macro y de gran inversión, así como una impresionante red de transporte masivo estructurado.

Hay dos proyectos en específico que me dejaron impactado, Cheonggyecheon River y Seullo 7017.

Cheonggyecheon River

En los 40´s este espacio era uno de tantos que vemos en cualquier ciudad del mundo, una barranca urbana que fue cubierta de concreta con fines sanitarios y que también como en muchas partes del planeta en los 70´s se construyó un viaducto sobre ella, por supuesto la barranca se convirtió en un lugar poco deseado para los ciudadanos y se transformó rápidamente en un foco de delincuencia.

A principios del 2000 el Alcalde de Seúl y futuro Presidente de la nación asiática, Lee Myung-Bakrealizó un intenso trabajo de comunicación y socialización del proyecto para remover el viaducto elevado y la promesa de rescatar un río urbano con un parque lineal, el Cheonggyecheon.

El proyecto inició en 2002 y 3 años después (2005) el viaducto había sido removido y en su lugar se construyó un río de 5.8kms de longitud, que incluye un andador peatonal de ambos lados, en los bajo puentes se construyeron gradas y escenarios que son usados para espectáculos, exposiciones de arte y conciertos urbanos, se plantó vegetación y se hicieron cruces intermitentes que permiten que el agua siga corriendo pero que se pueda gozar de ambos lados sin tener que caminar y subir/bajar hasta un puente, también me tocó ver un desfile de modas al atardecer sobre una plataforma montada sobre el río, por supuesto hay peces, aunque la profundidad es muy poca, quizás unos 25cms, el agua es cristalina y según me dijeron, funciona como fuente, es decir no es un río natural, el agua que inicia en una cascada es tratada al final del recorrido y vuelta a insertar.

Así, quizás este proyecto sea uno de los más impresionantes proyectos de rescate de espacio público en el mundo, es un oasis en esta gran metrópoli que atrae a más de 60mil personas diariamente, sí, ¡60mil personas/día! y por supuesto atrajo la biodiversidad, la convivencia social sin importar clases económicas y con esto la erradicación de la delincuencia y también el desarrollo económico de la zona.

Por supuesto el proyecto fue magistralmente gestionado para evitar las resistencias que siempre se presentan en este tipo de implementaciones, fue promovido y planeado como un proyecto de resiliencia hídrica en caso de inundaciones y además un estandarte en la promoción de la imagen de Corea del Sur como un país que apuesta por la sustentabilidad, y por supuesto este fue más allá de ser un proyecto aislado, si no más bien forma parte de una política pública de movilidad sustentable, por tanto, para disminuir los problemas de congestionamiento vial asociados a la desaparición del viaducto, el gobierno realizó una inversión masiva en transporte público y la implementación de nuevas líneas de BRT´s, los beneficios también se reflejaron en la reducción del efecto invernadero y la contaminación del aire, y por ende un incremento en la calidad de vida. El costo del proyecto Mx$7,200 millones de pesos.

Cheonggyecheon ha inspirado varios proyectos de rescate en Corea del Sur y ha sido ejemplo en el mundo.

Piénsenlo, podría aplicarse en el río San Francisco en Puebla, o en cualquier río o barranca de las diferentes ciudades del país.

Seullo 7017

Este proyecto siempre lo recordaré por que llegué a Seúl a días de haberse inaugurado en junio de 2017, dos años después de haberse iniciado, imaginen un segundo piso vial como los de la Ciudad de México, en este caso de 938 metros de longitud a 16 metros de altura justo en el centro de la ciudad, de hecho se puede admirar la Estación Central de Seúl desde uno de sus puntos, equipado con accesibilidad universal, este espacio dedicado a los automóviles se convirtió en un parque lineal que muestra diferentes especies de plantas, 52 familias (todas con su nombre y descripción) para ser exacto, que incluyen, árboles, flores y arbustos sembrados en 645 macetas, ¡sumando más de 24,000 plantas!,también hay acceso a miradores elevados y 16 pabellones como tiendas, cafés, exposiciones, juegos infantiles, unos “chapoteaderos” para remojar los pies, escenarios y teatro para niños, por supuesto también se realizan eventos temporales.

El paisaje cambia con las estaciones del año, y se convierte no sólo en un atractivo de espacio público envidiable si no en un pulmón justo en el centro de la ciudad, y al mismo tiempo una escuela natural para todos los que lo recorren.

Así, Seúl se convierte en un referente mundial de rescate del espacio público con proyectos integrales, bien ejecutados y con un éxito que trasciende sus fronteras, ojalá volteáramos a verlos y siguiéramos su ejemplo.


Fuentes consultadas: Inhabitat.com y Archdaily.mx
Recomendación de lectura: SustainableUrbanism; UrbanDesignwithNature de Douglas Farr.

@avelezi