Tlaxcala y Puebla no han quedado exentas del crecimiento continuo de los homicidios dolosos. En los últimos 10 años la cifra de homicidios creció 230 por ciento en Tlaxcala y 350 por ciento en Puebla, revela el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo al informe de datos preliminares sobre el comportamiento de las defunciones por homicidio doloso en México, durante 2019 se registraron 189 homicidios en Tlaxcala y una tasa de 14 asesinatos por cada 100 mil habitantes.

Esta cifra es dos veces mayor a los 81 homicidios reportados en 2009 cuya tasa de asesinatos cerró en 7 por cada 100 mil habitantes, la segunda más baja a nivel nacional.

En Puebla se registraron mil 274 homicidios durante 2019, con una tasa de 19 homicidios por cada 100 mil poblanos. Hace 10 años la cifra de homicidios en Puebla fue de 359, lo que representó una tasa de 6 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Para ambas entidades 2019 ha sido el año más letal en la última década; no se observa un decrecimiento o estancamiento de la violencia sino su crecimiento constante.

Por tasa, los estados de Tlaxcala y Puebla se colocan en lugar 23 y 16 de la lista nacional de homicidios; los estados de Colima, Baja California, Chihuahua, Guanajuato, Michoacán y Estado de México fueron los más letales el año pasado con la mayor tasa de homicidios en proporción a su población.

El Inegi acota que el 80 por ciento de los homicidios registrados fueron con disparos y agresiones por arma de fuego, otro número considerable por ahorcamiento u objetos punzocortantes.

Las cifras se derivan de la estadística de defunciones registradas, a partir de los registros administrativos de defunciones accidentales y violentas, los cuales son generados por las entidades federativas recopilados mensualmente por el INEGI.