La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) a través del Centro de Justicia para las Mujeres (CJM) ha recibido un total de 11 denuncias de casos de violencia contra la mujer, que se han traducido en igual número de carpetas de investigación, radicadas para investigar estos hechos.

De acuerdo a información proporcionada por la dependencia, entre enero y abril, la dependencia ha atendido a 275 mujeres que han requerido de diferentes servicios que presta la institución, y ha brindado 619 servicios en las áreas de trabajo social, sicología, jurídica, lúdica y empoderamiento de la mujer.

En cuanto a las denuncias recibidas, dos se presentaron en el mes de enero; en febrero siete y en marzo y abril, sólo una denuncia respectivamente, lo que significa que pese al aislamiento a consecuencia del COVID-19, que ha detonado los casos de violencia contra la mujer ya sea de pareja o familiar, de acuerdo a las llamadas de emergencia al 911, la mayoría de ellas no llegan a radicarse como denuncia.

En el Centro de Justicia para las Mujeres cuenta con áreas de asistencia integradas por asesoría jurídica, consultorios psicológicos, áreas de atención infantil especializada, talleres de empoderamiento económico; además de contar con las áreas de procuración de justicia, integradas por la policía especializada en violencia de género, ministerios públicos, medicina legista, entre otros.

Crecen solicitudes de ayuda ante Ong´s de mujeres violentadas. En contraparte, la solicitud a través de canales como lo son las redes sociales y mediante llamadas a organizaciones civiles, se ha incrementado en los últimos días, principalmente desde que comenzó la cuarentena por casos de violencia en los hogares o de pareja.

Edith Méndez Ahuatzi, directora del Colectivo Mujer y Utopía, señaló que desde el pasado mes, que comenzó el aislamiento, la organización ha notado un ascenso de las solicitudes de ayuda que solicitan mujeres que han sido violentadas; ya que antes de esto, en promedio recibían a una o dos mujeres a la semana para respaldarlas por pasar por algún incidente de violencia en su contra.

Sin embargo, de abril a la fecha, la tendencia ha sido a la alza, ya que han atendido como mínimo hasta cuatro mujeres a la semana, quienes buscan el apoyo de las organizaciones por haber sido víctimas de violencia de pareja, familiar, física y psicológica principalmente, que han sido los más recurrentes.

De ahí que urgió a las autoridades estatales a mejorar la atención hacia las mujeres que sufren algún tipo de violencia, para evitar que pasen por un nuevo episodio de este tipo, y no violentarlas en el trato y atención, ya que eso también ha sido un factor para que las mujeres desistan de sus denuncias o que pierdan interés por continuar sus procesos legales y por ende, no logren justicia ante hechos de esta naturaleza.