Al cierre de 2019, Tlaxcala logró salir del top ten de estados con mayor robo de combustible, mientras que Puebla se mantiene en el segundo lugar a pesar de registrar una reducción de casi el 11 por ciento de este ilícito, al registrar mil 849 tomas clandestinas; es decir, 223 menos que en 2018.

Así lo refiere un análisis del Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal (Igavim) elaborados con información de Petróleos Mexicanos (Pemex).

En cuanto a Tlaxcala, destaca una baja en el número de tomas clandestinas del 68 por ciento, pues en 2019 reportó solo 142; mientras que en 2018 fueron 446, por lo que pasó del lugar 7 al 13 a nivel nacional. El reporte destaca que en Puebla el número de tomas clandestinas tuvo un incremento escalonado, pues en el primer trimestre se registraron 406, el segundo 411, el tercero 503; mientras que el cuarto 519, de ahí que en promedio una toma clandestina se registró cada 4 horas y 44 minutos.

Asimismo, en la lista de los 50 municipios con más ordeña de ductos resaltan seis municipios poblanos: Huauchinango, con 359, Tepeaca, con 307, San Martín Texmelucan, 247; mientras que Xicotepec de Juárez 136; Palmar de Bravo 88 y Santa Rita Tlahuapan 86 tomas. Mientras que de Tlaxcala no figura ninguno de sus municipios. A nivel nacional, se contabilizaron 13 mil 53 perforaciones el año pasado, que significa una baja del 12.72 por ciento respecto a las 14 mil 956 que se reportaron en 2018.

Asimismo, señaló que en 2012 el robo de combustible ascendió a 4 millones 600 mil barriles, para 2018 fueron 20 millones 400 mil barriles y para 2019 ascendió a un millón 825 barriles, por lo que la baja en estos dos últimos años fue del 91.05 por ciento.