La adquisición de armas de fuego de manera ilegal es un problema grave que ocupa y preocupa a las autoridades en todo el territorio mexicano, sostuvo el Comandante de la XXIII Zona Militar, Miguel Ángel Hurtado Ochoa.

El funcionario federal, informó que durante las campañas de canje de armas de fuego, se logró captar 85 unidades que fueron entregadas de forma voluntaria por sus propietarios, sin ningún interrogatorio o investigación, pues la idea es que se disminuya el número de estos artefactos en los hogares.

Apuntó que ante las circunstancias por las que atraviesa el país, las familias se han visto orilladas a adquirir este tipo de instrumentos para protegerse, sin embargo existen muchas formas para comprar uno de estos artículos en la República Mexicana, pero la única vía legal es a través de los módulos con los que cuenta el ejército.

“La defensa nacional cuenta con una unidad de comercialización de armas de fuego que es el único lugar donde se puede adquirir una arma legalmente, y esa arma se encuentra registrada , y son de las armas permitidas que tengamos en nuestros hogares, alguna arma de otro tipo no es permitida más que para las organizaciones de seguridad pública”, refirió.

Por otro lado reconoció que se tiene un grave problema con el tráfico ilegal de armas, es uno de los puntos que pretende confrontar la nueva estrategia de Seguridad Pública, no obstante se tiene conocimiento del problema de la venta discrecional que existe en los Estados Unidos, en la forma de como entran ilegalmente al territorio mexicano, y como se distribuyen.