La titular de la Secretaría de Salud (Sedesa) de la Ciudad de México, Oliva López Arellano, aseguró que todos los pacientes que se recuperan de Covid-19 son monitoreados porque presentan secuelas como daño pulmonar, por lo que deben realizar terapia respiratoria, especialmente si tienen una enfermedad crónica.

También han detectado que pueden desarrollar síndromes de ansiedad y cansancio excesivo, este último entre las personas intubadas y quienes estuvieron un largo periodo en el hospital.

“Se sigue monitoreando a los recuperados porque todos quedan con citas abiertas para volver a la unidad donde fueron atendidos. Todos se van con indicaciones generales, incluso algunos con tratamientos, sobre todo a los que estuvieron más tiempo en el hospital o intubados”, precisó la secretaria a EL UNIVERSAL.

Al 26 de octubre, las autoridades capitalinas reportaron 2 mil 820 personas hospitalizadas en la Ciudad. En tanto, en toda la red de salud pública y privada se registraron 2 mil 308 ingresos y mil 627 altas. En mayo se dio el pico más alto de pacientes recuperados, con 2 mil 214.

López Arellano dijo que a los recuperados con daño pulmonar se les da terapia respiratoria que va desde ejercicios o hasta oxigenoterapia en sus domicilios, ya que el coronavirus causa una inflamación generalizada en las vías respiratorias que se da por microtrombosis, es decir, daño en los vasos sanguíneos.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, las secuelas más importantes se dan en los pulmones, ya que daña su tejido haciendo que pierdan elasticidad, causa lesiones leves en la tráquea en pacientes intubados y en algunos casos complicación al respirar por daño en los bronquios, alvéolos y lóbulos del pulmón.

“A todos los recuperados se les está dando terapia respiratoria, Son indicaciones diferentes dependiendo del paciente”, añadió la funcionaria.

En el caso de los síndromes, López Arellano explicó que han sido detectados entre los capitalinos cuadros de ansiedad, y aunque pasan diversas semanas desde que ya no tienen el virus, algunos tienen cansancio excesivo, “es un cansancio más allá de lo habitual y permanente”.

Además, los recuperados con enfermedades crónicas han presentado estrés y alteraciones en glucosa e hipertensión, por lo que las indicaciones de las autoridades son no dejar sus tratamientos y asistir a sus centros de salud para mantenerse controlados.

“Sabemos que la afectación del coronavirus es más alta en estas personas [con enfermedades crónicas] y la recomendación es que no dejen de asistir a sus centros de salud para que les den seguimiento y en cualquier síntoma de malestar deben acudir al hospital”.

La secretaria de Salud indicó que los cuadros de ansiedad pueden ser atendidos en clínicas con especialistas, pero hizo una recomendación general a todos los pacientes recuperados como mantenerse hidratados, llevar una buena alimentación y realizar actividad física para que su recuperación sea corta.

“Las personas deben estar monitoreando cualquier otro padecimiento y una recomendación que parece elemental es la de tener un descanso suficiente, ya que la mayoría de los capitalinos no lo hace, deben dormir de siete a ocho horas. En general esta situación es muy interferida por los aparatos tecnológicos”, expuso López Arellano.

Estudios internacionales, como el del Instituto Nacional para Investigación en Salud (NIHR) de Gran Bretaña, refieren que los pacientes pueden presentar secuelas en el corazón y las personas dadas de alta tardan 12 semanas para recuperarse totalmente.