La Universidad de Oxford y AstraZeneca anunciaron este sábado que reanudaron los ensayos clínicos de su vacuna experimental contra la COVID-19 tras una breve interrupción por la sospechosa inflamación de la médula espinal de una mujer vacunada en Reino Unido.

La universidad detalló que actualmente participan cerca de 18 mil voluntarios, y agregó que se contempla “que algunos se encuentren mal y hay que analizar minuciosamente cada caso para garantizar la seguridad”.

“El proceso de revisión estándar desencadenó una pausa voluntaria de la vacunación en todos los ensayos mundiales para permitir la revisión de los datos de seguridad por parte de comités independientes y organismos reguladores internacionales”, dijo AstraZeneca.

“El comité del Reino Unido ha concluido sus investigaciones y ha recomendado que es seguro reanudar los ensayos en el Reino Unido”, agregó