Una consecuencia de la continua amenaza del COVID-19 es el surgimiento del fenómeno de la ‘curva invisible’, es decir la postergación de búsqueda de atención médica por otros padecimientos, afecciones o situaciones repentinas no relacionadas con el coronavirus, por temor a contraerlo en un hospital, advierten los CEO de Cleveland Clinic, Tom Mihaljevic, y de Mayo Clinic, Gianrico Farrugia.

Esta situación, comentan, se agrava por otro fenómeno: La “infodemia”, definida por la OMS como la sobreabundancia de información —alguna acertada y otra no— que dificulta a las personas encontrar fuentes fidedignas y orientación adecuada cuando la necesiten.

Ambos directivos se refieren a esta tendencia como ‘preocupante’ e instan a los pacientes con afecciones de salud graves a que continúen su tratamiento.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) América Latina se ha convertido en el epicentro mundial del COVID-19, con más de 1.5 millones de casos en toda la región, incluido el Caribe. México se acerca rápidamente a los 300,000 contagios y según una proyección realizada por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), Youyang Gu, en septiembre se superarían las 130,000 muertes por Covid-19 en el país.

Mihaljevic y Farrugia enfatizaron el impacto de esta curva invisible y cómo podría cobrar vidas a un ritmo similar al del coronavirus y también señala las disminuciones considerables de nuevos diagnósticos de cáncer en un 45 por ciento, 38 por ciento en informes de ataques cardíacos y 30 por ciento en derrames cerebrales, también resalta que las muertes fuera del hospital y no relacionadas con Covid-19 han aumentado, mientras que la mortalidad en los hospitales ha disminuido.

Esta crisis ha alterado la práctica fundamental de la medicina en cuestión de meses y sin duda la pérdida de empleos y de seguros de salud que proporcionaron, junto con las órdenes del gobierno de quedarse en casa y la saturación de hospitales han exacerbado la gravedad de la situación. Actualmente México se ha movido entre la séptima y octava posición en la escala global de contagios y se encuentra en el 5to lugar del continente debajo de Estados Unidos, Brasil, Perú y Chile.

En Cleveland Clinic, por ejemplo, el 94 por ciento de los pacientes con diabetes fueron atendidos de forma virtual en abril. Aunque el cambio a “virtual” también ha jugado un papel importante en la navegación de la pandemia, existen limitaciones obvias en el caso de la telemedicina.

La institución también se ha comprometido a mantener un ambiente seguro y limpio en sus instalaciones, creando al mismo tiempo un conjunto de protocolos para varias industrias, incluida la de la atención médica, y colaborando con otras industrias como las de hoteles y aerolíneas para ayudarles con la transición a la reapertura.

Tanto Tom Mihaljevic como Gianrico Farrugia coinciden en que “la atención en persona a los pacientes con enfermedades graves o que requieren intervenciones tempranas para afecciones potencialmente mortales no tiene sustituto”, y enfatizan: “Son ellos los que, incluso en medio de esta pandemia, deben buscar la atención que necesitan”.