¿Las mujeres eyaculan? Tras discutir este tema a finales de 2016 con su entonces novio, la periodista estadounidense Zoe Mendelson decidió hacer lo que hacemos todos cuando no hay acuerdo y necesitamos que un tercero aclare la duda: recurrir a Google.

"Encontré un montón de información tonta y de poca calidad, así que consulté publicaciones médicas e intenté leer lo que decían. Pero no entendía nada porque no sabía de qué partes del cuerpo estaban hablando ni dónde estaban ubicadas o para qué servían", recuerda en una conversación telefónica con BBC Mundo.

La joven sacó dos conclusiones: "Pensé que era un verdadero problema que toda la información a la que podía acceder o bien eran sandeces o no era aceptable para mí". Y la segunda: "Que no sabía nada sobre mi propio cuerpo".

Los peligros de la moda de los baños de vapor vaginales

Más de dos años después, ella y una amiga, la ilustradora mexicana María Conejo, acaban de estrenar el proyecto que surgió de aquella discusión entre Mendelson y su expareja: la Pussypedia, una enciclopedia digital gratuita con la que se proponen ofrecer información amplia y confiable sobre el cuerpo femenino.

Está dedicada a la "pussy", un término que en inglés coloquial se usa para la vulva pero al que ellas han dado su propia definición: "una combinación de vagina, vulva, clítoris, útero, vejiga, recto, ano y quién sabe, quizá algunos testículos", según explican en su página web, http://www.pussypedia.net.

Pero, en pleno siglo XXI, con el movimiento #MeToo en boga, la educación sexual integrada en muchos currículos escolares e internet al alcance de la mayoría de la población, ¿por qué consideran las fundadoras de Pussypedia que un proyecto así era necesario?

"Creo que sobreestimamos la cantidad de progreso que ha habido (en la igualdad entre hombres y mujeres). Seguimos viviendo con muchísima desigualdad y muchísima vergüenza de nuestros cuerpos y nuestra sexualidad y aunque esté más aceptado en la sociedad, lo seguimos teniendo internalizado", afirma Mendelson desde Estados Unidos.

Conejo, en conversación con BBC Mundo desde México, coincide: "Todos tenemos una actitud de que asumimos que ya sabemos cosas de nuestro cuerpo y también por eso mismo no hacemos preguntas sobre ciertas cosas: porque se supone que ya las deberíamos saber. Pero en realidad, esa misma actitud nos limita un montón".

Con la ayuda de colaboradores, Conejo y Mendelson armaron un portal que cuenta con una versión en inglés y otra en castellano. Hasta ahora, han recibido unas 130 mil visitas desde que empezaron a funcionar en julio.

Allí, resuelven dudas que pueden ir desde los temas más simples, como la forma en que se ha de lavar la vulva, hasta otros más complejos, como la relación entre los pesticidas y la fertilidad. Cada uno de los artículos incluye la lista de las fuentes usadas para su elaboración.