Ante los altos índices de contaminación que se agudizaron por los incendios ocurridos este fin de semana, la Secretaría de Salud dio a conocer algunas medidas para evitar enfermedades.

La subdirectora de Investigación Clínica del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias "Ismael Cosío Villegas", Martha Patricia Sierra Vargas, reconoció que en este centro se registró un aumento de atenciones en servicios  de urgencias por asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, infecciones respiratorias agudas, rinitis o sinusitis.

La dependencia recomendó mantener puertas y ventanas cerradas, evitar salir a la calle y no realizar al aire libre actividades físicas, así como evitar el uso de lentes de contacto, usa menos el auto. Además, las escuelas deben suspender actividades al aire libre.

En un comunicado, enfatizó que las medidas son necesarias para evitar daños ante la mala calidad del aire que se registra en la zona metropolitana, principalmente en grupos de mayor riesgo que son niños, mujeres embarazadas u adultos mayores.

Sierra Vargas explicó que cuando ocurre un incendio en la atmósfera predominan partículas micras que ocasionan inflamación, aunque en pacientes con alguna afección crónica respiratoria o cardiovascular, las reacciones son más severas y pueden provocar crisis.

En daños menores, la persona puede registrar síntomas como resequedad y malestar en garganta, además de ardor en los ojos.

Precisó que en aquellos pacientes con padecimientos respiratorios crónicos deben realizarse chequeos constantes y mantenerse alertas de los síntomas.