Las madres solteras tienen mayores niveles de estrés y más riesgo de sufrir ansiedad, debido al reto de ser el sustento económico familiar y cuidar a sus hijos a la vez, esto según diversos especialistas. 

Esta doble carga las lleva a tener mayor propensión a deprimirse  y una autoestima más baja que las madres en familias biparentales, siendo más severos los efectos en las madres que deben cuidar a más de un hijo, así como en aquellas que sufrieron maltrato en la infancia, en el matriomonio o que pasaron por un divorcio. 

La organización Voz Pro Salud Mental Ciudad de México (VPSM CDMX) señaló en un comunicado que aunque actualmente muchas mujeres deciden ser madres solteras, en la mayoría de los casos esta condición no ha sido una elección, sino una situación que se da tras un divorcio, viudez o abandono. 

Por la demanda de sus actividades, las mujeres pasan mucho tiempo aisladas y pierden parte de su vida cotidiana, lo que las lleva a episodios de depresión. Para ellas, descaran, es importante contar con una red de apoyo social  y familiar, independencia y autonomía económicas, tener y obtener un mayor nivel educativo, aunado a una gran fortaleza y resiliencia para recobrar un equilibrio en sus vidas y garantizar su bienestar.