La Comisión de Procuración de Justicia del Congreso de Puebla sacó las nuevas reformas al Código Penal, para castigar de 10 a 15 años de prisión, cuando se provoque esterilidad y violencia obstétrica entre las mujeres. 
 
El presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del etado de Puebla, Gabriel Biestro Medinila, dijo que en ocasiones las mujeres son víctimas de discriminación por parte del personal de salud que labora en hospitales públicos o privados. 
 
Mencionó que en ocasiones este personal de salud se siente con el derecho de no brindar las atenciones médicas a mujeres que muestran señales de alumbramiento, bajo el criterio de que todavía no les llega el momento. 
 
Asimismo, recordó que la violencia obstétrica se entiende como toda acción u omisión por parte del personal médico que dañe, lastime, denigre, exhibe o cause la muerte a la mujer durante el embarazo, parto y puerperio, así como la negligencia en su atención médica que se exprese en un trato deshumanizado. 
 
Puntualizó adicional a los años de cárcel, el personal médico responsable también estará suspendido para realizar su labor, por un plazo igual al de la pena de prisión impuesta hasta la inhabilitación definitiva. 
 
“Hay instituciones públicas que se sienten con derecho de no dar un buen trato al derechohabiente y especialmente las mujeres que van a ser atendidas por un parto que merecen un trato digno y no que las discriminen o las maltraten”.