Por incurrir en falsedad de declaraciones, no denunciar casos de nepotismo en el Poder Judicial, mostrar falta de probidad para desempeñar el cargo y contar con una queja en su contra ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Álvaro García Moreno no fue ratificado como integrante del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado.

La Comisión de Puntos Constitucionales, Gobernación y Justicia y Asuntos Políticos del Congreso del Estado, presentó durante la sesión ordinaria de este jueves el resultado del proceso de evaluación y entrevista de la labor que realizó el consejero para definir su ratificación o no en el cargo. Álvaro García fue nombrado consejero de la Judicatura del Poder Judicial del Estado el 3 de marzo del 2017 por los integrantes de la pasada Legislatura, por un periodo de tres años con fecha de conclusión el 3 de marzo del 2020, y según la evaluación del consejero durante ese periodo “se condujo con falsedad y falta de probidad”.

En la lectura del dictamen, la diputada del Partido Acción Nacional (PAN), Leticia Hernández Pérez dio a conocer que durante la evaluación de la labor del funcionario y la entrevista realizada por los integrantes de la comisión se determinó la no ratificación en el cargo toda vez que “durante el tiempo que ha presidido la Comisión de Vigilancia y Visitaduría, levantó durante el año de su ingreso dos denuncias o quejas, sin embargo se concretó a precisar el procedimiento previsto para tal efecto, sin responder cuantas de esas quejas derivaron en sanción y/o presentación de denuncia ante el Ministerio Público”.

Además, reconoció ante la comisión de diputados que conoció de casos de nepotismo en el Poder Judicial, ya que en los procesos de selección de personal se limitó a la revisión de los requisitos pero al advertir que dentro de los seleccionados existían nexos familiares con funcionarios del Poder Judicial, “no emprendió acción alguna para corregir dicha situación”.

A pesar de eso, en la evaluación Álvaro García aseguró que había realizado un trabajo con apego a la ley, honesto y limpio, incluso que no tenía queja o denuncia ante ninguna instancia por su labor, incluida la Comisión Estatal de Derechos Humanos; pero, el órgano autónomo informó que el consejero enfrenta una queja con número de expediente CEDHT/CVG/2018.

La CEDH advirtió que “en la foja número 68 del citado expediente, consta que el día 15 de noviembre del año 2018, Álvaro García Moreno fue notificado y le fue requerido rindiera informe con respecto a presunta violación de derechos humanos. Informe que rindió, el día 30 de noviembre de ese mismo año, de acuerdo a las constancias que integran el expediente en cita”, sin embargo el funcionario negó esa situación ante los integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales del Poder Legislativo que optaron por no ratificarlo en el cargo.