La presidenta del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE), Elizabeth Piedras Martínez adelantó que para el 2020 no habrá aumento al salario de los consejeros, únicamente se otorgará el 3 por ciento general para los 44 trabajadores del órgano electoral local.

Incluso, en entrevista colectiva la titular del ITE advirtió al Contralor Interno que no habrá aumento del 48 por ciento para el ejercicio fiscal 2020 tal como lo solicitó el titular de esa instancia José Marcial Gómez Flores. Y es que mediante oficio de fecha 23 de septiembre de 2019, Gómez Flores hizo una serie de peticiones como la creación de tres áreas técnicas dentro de la Contraloría; un incremento salarial de 48.75 por ciento; combustible por 800 pesos mensuales; entre otras.

De esas peticiones, Piedras Martínez dijo que lo que sí está en análisis para el mejor funcionamiento de esa Contraloría, dijo, es si se pueden crear tres jefaturas de áreas técnicas que también pidió el funcionario, para definir si el Consejo está legalmente facultado para abrir esos espacios, porque esas figuras representan recursos para pagarles y además quien establece la estructura orgánica del ITE es el Congreso, a través de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

La titular del organismo autónomo subrayó que todo dependerá también del presupuesto que se le asigne al Instituto para el próximo año, cuyo anteproyecto fue establecido en 53 millones de pesos orientados a las prerrogativas de los partidos políticos y 38 millones más para actividades ordinarias y previendo el inicio del proceso electoral 2021.

“Obviamente como todas las áreas de la institución, cuando se elabora el anteproyecto de presupuesto piden todo lo que consideran necesario para su operación, obviamente hacemos la revisión de lo que es posible atender (…), pero nosotros vamos a trabajar con los principios de racionalidad y austeridad”, subrayó.

Piedras Martínez atajó que las y los Consejeros Electorales tienen toda la disposición de atender las peticiones del Contralor, pues la intención es dotarle de todos los elementos necesarios conforme a la realidad financiera de la institución, pues dependen de él para que con su labor preventiva y de asesoría, el ITE tenga menos observaciones ante el Órgano de Fiscalización Superior (OFS).