Debido a que obtuvo el 24.4 por ciento de los encuestados prefirió a Luis Miguel Barbosa sobre Alejandro Armenta Mier y Nancy de la Sierra, el Comité Directivo Nacional (CEN) de Morena eligió al ex senador como candidato de la coalición Juntos Haremos Historia a la gubernatura de Puebla.

Lo anterior, según la fundamentación que Morena entregó al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf) y al Instituto Nacional Electoral (INE), donde Barbosa Huerta encabezó las preferencias con 24.4 por ciento de los votos a su favor, seguido de Alejandro Armenta Mier con 15.1 por ciento y Nancy de la Sierra con el 13 por ciento. Además 15.1 por ciento se abstuvo de votar, y el 32.5 por ciento no contestó.

El documento detalla que se combinó el método de la encuesta con la “ponderación” de la trayectoria política y social, así como atributos éticos y políticos de los aspirantes para seleccionar a quien tuviera mayor competitividad, lo que fue aceptado por los tres precandidatos.

Barbosa Huerta sobresalió por su participación en el proceso electoral 2018, donde tuvo cobertura local y nacional. A ello, hay que sumar que  realizó precampaña, de manera que su alto porcentaje de votación le dio ventaja.

Por ello, Morena estimó que era la mejor opción para  enfrentar el proceso electoral extraordinario en Puebla “en condiciones de competitividad”, pues “con él se obtendrán los mejores resultados”.

5 criterios no fueron revelados

Sin embargo, el documento entregado no hizo visibles el diseño muestral de la población objetivo, el tratamiento, el despliegue y levantamiento de la información, la capacitación de supervisores y entrevistadores, la estimación de resultados, ni el diseño de cuestionario, del cual sólo dice que incluye las variables necesarias. La  encuesta se aplicó a personas mayores de edad con domicilio en el estado de Puebla, sin especificar el número exacto de participantes.

Tampoco muestra las tablas sobre el ejercicio estadístico de generalización, preferencia partidista, ni los resultados preliminares o finales de la encuesta; no obstante, se asegura que “las diferencias porcentuales entre Miguel Barbosa Huerta y Alejandro Armenta Mier son estadísticamente significativas”, por lo que no había lugar para un “empate estadístico” en ninguno de los indicadores.

Detalla que se tomó en consideración seis reactivos: “opinión”, ya sea buena, regular o mala; “honestidad”; “cercanía con la gente del aspirante”, ambas con las respuestas mucha, poca o nada; así como si “sería un buen candidato” y “si votarían por el aspirante”, con “sí” o “no”; y sólo dio a conocer los números de la “preferencia”.

Calificó como “injustificado” que Armenta Mier sostuviera como “única tesis” para impugnar que él fue el ganador en los resultados preliminares de tres reactivos, porque tomando en cuenta el procedimiento antes mencionado, Barbosa Huerta demostró haberlo superado.