A partir del 1 de noviembre, la fuerza pública municipal y estatal de Nuevo León, además de estar facultadas para suspender reuniones en casas, quintas o salones de eventos, podrá sancionar y detener a quien no use cubrebocas, adelantó el secretario de Salud del estado, Manuel de la O.

Entre las sanciones por no cumplir con esta medida sanitaria, destacó, se encuentra la de una multa económica, el trabajo comunitario o la detención por 36 horas.

Dijo que ya hay un decreto, donde los municipios, en conjunto con la Secretaría de Salud estatal, podrán sancionar, ya sea por sanción administrativa, que hagan trabajo comunitario o detención por 36 horas a quienes que no usen cubrebocas.

“Tenemos que ser más estrictos, así que hay que utilizar cubrebocas”, enfatizó.

El secretario de Nuevo León criticó que las personas infectadas están llegando demasiado tarde a los hospitales, lo cual dificulta más el poder salvarles la vida.

“Los pacientes están acudiendo a los hospitales de manera tardía (…) el tiempo hace la diferencia”, recalcó.

En lo referente a las reuniones en casas, aclaró, la suspensión de la fiesta se dará cuando halla 20 personas o más reunidas.

“Hay una propuesta donde menciona (el decreto) lo siguiente, amonestaciones con apercibimiento donde existan 20 personas o más, esto equivale hasta por 16 mil veces el salario mínimo vigente, y detención por 36 horas”, abundó.