El miedo a los contagios del coronavirus en el transporte público, impulsó la producción de bicicletas en México a niveles récord. En agosto de 2020, se manufacturaron en el país 111 mil 695 unidades, un alza de 21 por ciento anual y la primera vez en lo que va de 2020 que se supera las 100 mil bicis en un mes, informó el INEGI.

Adicionalmente, se trata del volumen más grande para un mes similar en ocho años y el mayor incremento para cualquier mes desde junio de 2018.

Representantes de la industria y funcionarios refieren que este aumento fue ocasionado por la pandemia de coronavirus, pues afirman que este método de transporte se está haciendo cada vez más popular en las ciudades porque permite recorrer distancias largas, manteniendo la sana distancia, al evitar el transporte público, además de que es más económica que una motocicleta.

Rodrigo Díaz, subsecretario de planeación, políticas y regulación de la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México, dijo que desde abril a la fecha aumentó en 250 por ciento el flujo de ciclistas en su ciclovía de Insurgentes en la CDMX.

“Uno de los grandes éxitos de esa vía es que no solamente atrajo más ciclistas, es que también se tradujo en menos congestión, impidió estacionalidad, esto en su momento fue apoyado con otras medidas (…)

Con la pandemia aumentó el número de ciclistas a nivel nacional, hay que hacer más infraestructura para este transporte”, dijo durante su ponencia en el cuarto foro de AMAVe (Asociación Mexicana de Arrendadoras de Vehículos).

En entrevista con El Financiero, Fernando Mejía Basurto, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Bicicletas (ANAFABI), comentó que esto sí se reflejó en una mayor demanda de sus productos, pues al ser considerados industria esencial en mayo, a partir de junio comenzaron a recibir más pedidos. “Hubo un buen repunte, amén que las autoridades nos tomaron en cuenta como industria esencial y también sumaron las ventas de bicicletas y talleres de calle al público. No así a los Centros Comerciales quienes tardaron más tiempo en retomar sus ventas (…)

En la actualidad las rodadas 24, 26, 27.5, y 29 son las que están usando más como medio de transporte y así se ejercitan y guardan sana distancia. También él ‘Quédate en casa’ orillo a mucha gente a pensar usar una bicicleta”, comentó.

Según INEGI, las unidades de tamaño regular y bicicross fueron las que más aumentaron su producción, con un incremento de 71 por ciento anual en agosto, mientras que en el mismo mes subió 21 por ciento la producción de unidades para niños.

“No sabemos exactamente si es por temor, pero la gente busca mantener la distancia, nuestra tienda en línea recibió todos los días pedidos a pesar de que tuvimos que cerrar los locales físicos.

Te puedo decir que aumentó en 150 por ciento nuestro número de prospectos (que son personas interesadas en comprar una de sus bicicletas)”, dijo Jaime Ramírez Vázquez, director comercial de Electrobike, la primera empresa que ofrece este tipo de transporte con motor eléctrico. Agregó que, incluso, muchas personas consideran una bicicleta eléctrica sobre una motocicleta porque hay menor regulación, es fácil de guardar y también permite una facilidad en el transporte de las personas en distancias mayores.

IMPORTACIONES, LOS COMPETIDORES

Si bien incrementó la demanda por bicicletas en México, para los fabricantes nacionales siguen siendo sus principales competidores las importaciones, principalmente de China. Información de la Secretaría de Economía muestra que se importaron entre enero y julio de este año 205 mil 268 bicicletas, triciclos y otras unidades sin motor, cifra 22.5 por ciento mayor a lo registrado en igual lapso de 2019.

“Al ser (China) una economía centralmente planificada y no tener el gasto social que nuestro país los deja dar precios bajos. Además de los incentivos a la exportación que su país otorga a los exportadores. Su sistema bancario cobra intereses muy bajos en la exportación.

En nuestro país no contamos con esos beneficios”, dijo Fernando Mejía Basurto, presidente de la ANAFABI. Estimó que los inventarios importados se agotarán, ya que los envíos de Asia y Europa no serán iguales que el año pasado.