La presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México, Rosario Piedra Ibarra, denunció el jueves que ha recibido amenazas de muerte por teléfono, mensajes de texto y las redes sociales.

La funcionaria dijo que las amenazas comenzaron cuando atrajo el caso de un hombre presuntamente asesinado a golpes por policías en mayo después de que lo detuvieran por no utilizar mascarilla durante la pandemia del coronavirus.

Esa muerte ocurrió en el estado de Jalisco, gobernado por Enrique Alfaro Ramírez, del opositor Movimiento Ciudadano, y se convirtió en un asunto político.