El presidente Andrés Manuel López Obrador admitió que saludó a la mamá de Joaquín, "El Chapo", Guzmán Loera, pues fue una muestra de respeto a una mujer adulta mayor, una señora de 92 años de edad que no tiene la culpa de los delitos de su hijo.

En conferencia mañanera desde Palacio Nacional, reveló también que le cuesta mucho trabajo cumplir con las medidas de "sana distancia" de la contingencia sanitaria por el coronavirus Covid-19, debido a que está acostumbrado a abrazar y saludar de manera afectuosa.

Sobre María Consuelo Loera Pérez, dijo que accedió al saludo porque ella se trasladó hasta el punto en donde llevó a cabo un evento para la supervisión de obras de un camino en Badiraguato, Sinaloa.

El mandatario federal descartó que la cortesía implique algún tipo de acercamiento con el crimen organizado y aseguró que muchas otras veces ha tenido que dar la mano a delincuentes de "cuello blanco", cuya honorabilidad está en duda por presuntos actos de corrupción.

El titular del Poder Ejecutivo consideró que el gesto fue magnificado por sus adversarios para hacerlo pasar por un escándalo, cuando en realidad se trató de un saludo como pudo haber ocurrido con cualquier otro ciudadano.

(Con información de SDP Noticias)