La Secretaría de Salud (SSA) del gobierno de México descartó que el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador requiera una prueba de COVID-19, luego de que hace 10 días estuvo reunido con el gobernador Omar Fayad Meneses, quien dio positivo al virus.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell aseguró que solamente ameritaría hacerle la prueba al presidente si el gobernador hubiera estado enfermo cuando estuvieron reunidos.

"No aplica porque el periodo relevante de contagiosidad comienza en el momento en que empieza a tomar síntomas (...) Las pruebas se hacen para verificar el estado de una persona enferma; si desarrolla síntomas se procederá", sentenció.
 
Lo anterior fue expuesto durante la conferencia de esta tarde, donde se informó que subió de 14 a 16 la cifra de muertes por COVID-19 en México en las últimas 24 horas, mientras que la cifra de infectado creció de 717 a 848 pacientes que desarrollaron la enfermedad.

López Gatell además negó que haya ocultamiento de cifras sobre muertes por COVID-19, y afirmó que hay una campaña de desinformación al decirse que se están reportando más muertes por neumonía para esconder lo que pasa con la pandemía.

El funcionario aseguró que sí hay fallecimientos por neumonía pero estas se asocian a la Influenza cuya temporada aún no termina y que sigue siendo un problema de salud.