La impunidad en los delitos cometidos contra mujeres se ha convertido en una constante en los últimos años en México, debido a que sólo 7% de los crímenes que sufre este sector son investigados por el Ministerio Público (MP).

La última Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) reveló, por ejemplo, que en el año 2018 ocurrieron 16 millones 667 mil 291 delitos contra mujeres; sin embargo, 15 millones 609 mil 239 no fueron investigados porque las personas afectadas no presentaron su denuncia o el MP no abrió una carpeta de investigación.

Aunado a esto, la encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) también reveló que en 2018 se abrieron un millón 58 mil 52 investigaciones, pero sólo 58 mil 228 supuestos agresores fueron llevados ante un juez.

En las últimas cuatro Envipe publicadas por el Inegi se detectó cifras similares: entre 2015 y 2018 sólo 7% de los ilícitos contra mujeres fueron investigados y, posteriormente, sólo entre 5% y 7% de los presuntos delincuentes fueron llevados ante un juez para comparecer por sus delitos.

Por otra parte, el Inegi también explica por qué la población femenina no acude al MP a denunciar: por considerar que es una pérdida de tiempo, por desconfianza a la autoridad, por considerar que el delito no tiene importancia, porque no tenían pruebas, para evitar el trámite largo, por miedo a su agresor, por la actitud hostil de las autoridades, por temor a ser extorsionadas y por otras circunstancias que no fueron especificadas.

Especialistas consultadas para este trabajo pidieron prestar atención al trabajo de los agentes del MP, debido a que su comportamiento hacia las mujeres podría ser una de las principales causas por las cuales este sector no denuncia las agresiones.

Discriminación

Irene Tello Arista, directora ejecutiva de la organización Impunidad Cero, expuso que este fenómeno “mucho tiene que ver con una discriminación al momento de denunciar. A las mujeres se les trata con prejuicios y estereotipos, las autoridades les preguntan si estaban alcoholizadas, si tenían una relación con el agresor, si están seguras si quieren denunciar. Los peritajes que se deben hacer inmediatamente se tardan mucho o no hay personal especializado”.

El año pasado Impunidad Cero, junto con la asociación Tojil, dieron a conocer la Guía contra la violencia de género en los Ministerios Públicos, documento con el cual hicieron 10 recomendaciones a las mujeres para que acudan a las instancias procuradoras de justicia y denuncien cualquier agresión en su contra.

A casi un año de publicar la Guía contra la violencia de género, Irene Tello explica que 90% de los delitos ocurridos en el ámbito familiar contra las mujeres no se denuncian y la cifra sería mayor en los ilícitos ocurridos en el ámbito comunitario.
En tanto, la Envipe explica cuáles son las entidades federativas donde hay una mayor cantidad de delitos contra mujeres sin investigar.

El Estado de México tiene la mayor cifra negra, seguido de la Ciudad de México, Jalisco, Veracruz, Puebla, Guanajuato, Baja California, Sonora, Nuevo León y Guerrero.

En sentido contrario a esto, los estados que registran una menor cifra negra son Colima, Baja California Sur, Campeche, Nayarit, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, Tlaxcala, Quintana Roo y Yucatán.

Adriana Greaves, abogada y cofundadora de Tojil, dijo que la baja cantidad de delitos denunciados se debe a una normalización de la violencia por parte de este sector y la incapacidad de las autoridades.

“La mujer ha minimizado la violencia en su contra y considera que es una actuación normal del hombre, piensan que es algo sin importancia. Por otra parte, también existe un temor fundado en las mujeres de que si quieren denunciar no encuentran respuesta ni protección por parte de las autoridades”, aseveró.

La especialista consideró que para acabar con la impunidad contra la población femenina no solamente es necesario atender la cifra negra, sino fortalecer el sistema de justicia.

“La realidad es que actualmente las instituciones de procuración y de investigación están rebasadas con alrededor de 10% de las denuncias de mujeres. Ahora, imagina si todas las mujeres que sufren algún tipo de violencia denunciaran; veríamos un colapso absoluto por parte de las instituciones”, señaló.

Nota completa AQUÍ.