Gerardo Márquez, fiscal general de Coahuila, aseguró que el abuelo del menor autor del tiroteo en el Colegio Cervantes, en Torreón, tenía guardadas dos armas de grueso calibre que eran de uso exclusivo de corporaciones policiacas y del Ejército.

En entrevista con Azucena Uresti en Milenio Televisión, el fiscal explicó que las armas son de un calibre 25 y 40, esta última de uso exclusivo de la policía y que en caso de ser responsable podría alcanzar una pena de entre 18 y 35 años de prisión.

Agregó que en el domicilio donde vivía el menor se realizó un cateo, donde fueron encontradas varias réplicas de armas.

"Hacemos inspecciones, los juegos de contenido violento que se aseguraron tienen que ver con una ausencia en cuidado del menor y se aseguraron replicas de armas y algunas (armas) de plástico y de aire comprimido. Él tuvo afición o adicción de estos juegos", detalló.

El pasado viernes 10 de enero, un estudiante de 11 años del Colegio Cervantes, en Torreón, atacó una maestra y luego presuntamente se disparó.

Por este tiroteo murieron dos personas: una maestra y un menor, además resultaron lesionadas seis más: cinco estudiantes y un profesor.

Tras días de investigaciones, el titular de la Fiscalía de Coahuila, Gerardo Márquez Guevara, informó el abuelo del menor autor del tiroteo fue detenido por su presunta responsabilidad por el delito de homicidio por omisión.