Pemex sufrió un ataque informático el 10 de noviembre, y ahora los hackers le piden un rescate a cambio de liberar su información.

El equipo de informática forense MalwareHunter Team rastreó los pantallazos que compartieron los empleados de la firma en redes sociales, y reveló que estos lograron abrir una ventana de negociación y pago, en donde los ciberatacantes solicitaron 565 bitcoins, o 4.9 millones de dólares, para liberar las computadoras afectadas de la petrolera.

La ventana de negociación es parte de las instrucciones que envían los hackers a una empresa atacada con el ransomware 'Doppel Paymer' para que ésta pueda pagar su rescate, como una línea de depósito o transferencia.

Un ransomware consiste en que un grupo de ciberatacantes ingresa a la red de una empresa o persona y toma control de sus equipos informáticos. Después, no los deja ingresar a estos a menos que paguen un rescate, como en un secuestro.

Los hackers dieron 48 horas a Pemex para hacer el pago. Sin embargo, MalwareHunter Team advierte que esta ventana de negociación está vacía, lo que indica que no se hizo el pago. Varios analistas consultados por Expansión afirman que, si esto no se negoció, lo único que la empresa pudo haber hecho para reactivar los equipos sería desconectar y reinstalar de cero, aunque esto no garantiza que no se produzca otro ataque posterior.

Pemex declinó hacer comentarios.

“Sabemos que, incluso pagando el rescate, cabe la posibilidad de que no se elimine el malware y que semanas después puede volver a ocurrir un ataque. El sistema ya queda abierto y hay riesgos incluso en puntos de restauración”, dijo Andrés Velázquez, experto en informática forense y director general de Mattica. “Una vez que se infecta un sistema no hay mucho más que se pueda hacer, pero en lo que sí hay mucho que trabajar es en lo preventivo. Desgraciadamente, lo que hemos visto de este gobierno es que los temas de estrategias de ciberseguridad no son algo prioritario”, dice.

Los empleados de Pemex denuncian "secuestro informático"

Varios trabajadores de Pemex revelan, bajo condición de anonimato, que el ataque cibernético es más grande de lo que ha informado la empresa.

Según estos empleados del corporativo, la mayoría de las computadoras de la empresa están afectadas, y no sólo el 5 por ciento, como detalló la petrolera. Por ejemplo —siempre según estos empleados—, hay áreas donde se encuentran afectadas cinco de siete computadoras, y la situación se replica a nivel nacional, incluyendo las computadoras de la Torre Pemex, además de los equipos instalados en oficinas remotas de zonas petroleras como Poza Rica y Villahermosa.

Nota completa AQUÍ