La tarde de ayer, arribó la segunda caravana de más de mil centroamericanos  al municipio de Escuintla, mientras que el primer grupo de al menos 600 migrantes, llegó a Mapastepec.

Tras mantener una breve discusión con uniformados de la Policía Municipal, quienes intentaron impedir el paso de este grupo, los migrantes se comprometieron a entrar ordenadamente, tal como lo han hecho para ingresar a otras comunidades del país.

Niños, hombres y mujeres se instalaron en el deportivo de este Ayuntamiento luego de la agotadora caminata que realizaron de 12 horas sobre la carretera Tapachula-Arriaga. Y es que la temperatura superó los 35 grados centígrados.

En tanto, el grupo de 600 personas que llegaron a Mapastepec, de acuerdo con información proporcionada por elementos de la Policía Federal, decidió pernoctar a orillas de la carretera, separados del resto de la caravana que decidió dormir en el albergue instalado en el auditorio municipal.

Este grupo, que tiene una ventaja de 32 kilómetros respecto al primero, continuará su recorrido hoy.

El número de personas en la caravana aumentó luego de que ayer se sumaran centroamericanos que encontraban en el albergue, quienes al no obtener respuesta sobre sus trámites para obtener la visa humanitaria, optaron por continuar su camino.