AstraZeneca Plc y la Universidad de Oxford, entre los desarrolladores más avanzados en la búsqueda de una vacuna contra el covid-19, se enfrentan a cada vez más preguntas sobre los resultados de su ensayo después de reconocer un error de fabricación.

Si bien un anuncio de AstraZeneca y Oxford a principios de esta semana mostró que su vacuna tuvo una eficacia promedio de 70% en un estudio de fase avanzada, los escasos detalles publicados por los socios británicos han generado preocupaciones sobre si los reguladores van a aprobar el tratamiento. En una declaración posterior, Oxford señaló que una diferencia en los procesos de fabricación llevó a que algunos participantes recibieran media dosis en lugar de una completa.

AstraZeneca y Oxford habían informado que su vacuna tuvo una efectividad de 90% cuando se administró solo media dosis antes de un refuerzo de una dosis completa y que dos dosis completas mostraron una eficacia de 62%. Pero el titular del programa estadounidense Operación Warp Speed dijo al día siguiente que la dosis que mostró el mayor nivel de eficacia se probó en una población más joven y que la mitad de la dosis se administró a algunas personas debido a un error en la cantidad del fármaco colocado en algunos viales. Nada de esto fue revelado en el anuncio original de AstraZeneca.

Los hallazgos revelados el lunes habían alimentado el optimismo de que podría estar en el horizonte el término de la pandemia y que una serie de vacunas para combatir el covid-19 podrían estar listas pronto después de los positivos resultados que dieron a conocer este mes Pfizer Inc. y Moderna Inc. Los socios AstraZeneca y Oxford permanecen cerca de las farmacéuticas con mayor avance en la vacuna, aunque la forma en que han manejado el gran ensayo ha confundido a científicos e inversionistas.

En su declaración, Oxford dijo que cuando se dieron cuenta de que se había utilizado una dosis más baja, se discutió con los reguladores y se llegó a un acuerdo para seguir adelante los dos regímenes. “Los métodos para medir la concentración ahora están establecidos y podemos garantizar que todos los lotes de vacunas son equivalentes”, según la universidad.

Un portavoz de Astra dijo que los ensayos se realizaron según “los estándares más altos” y que se están realizando más análisis para refinar la lectura de eficacia.

Las acciones de Astra registraban escasa variación el jueves después de caer 6,2% a principios de semana.

“La explicación más probable de la eficacia divergente en su análisis intermedio es el azar o la demografía del paciente”, escribió en una nota Sam Fazeli, analista de Bloomberg Intelligence. “De cualquier manera, una aprobación basada en los datos actuales significa que las personas serían inoculadas con una vacuna cuya verdadera eficacia se desconoce”.

La lucha contra el covid-19 está en un punto de inflexión; este mes se conocerán alentadores hallazgos de los ensayos de las vacunas. Una vacuna de Pfizer y BioNTech SE y otra de Moderna Inc. tuvieron una efectividad preliminar de 95% en análisis preliminares de ensayos de decenas de miles de voluntarios.

Fazeli agregó: “Por ahora, los que más nos siguen convenciendo son los datos de Moderna y Pfizer”.