Inglaterra implantará el 15 de diciembre un nuevo sistema que permitirá a los pasajeros procedentes de países considerados de alto riesgo realizar una prueba de COVID-19 después de cinco días de cuarentena, pudiendo poner fin al periodo de auto aislamiento si el resultado es negativo.

Las aerolíneas y otras empresas del sector de los viajes y el turismo han estado pidiendo un sistema de este tipo durante meses, tras haber sufrido las devastadoras consecuencias de una cuarentena obligatoria de 14 días que ha disuadido a muchas personas de viajar.

El actual confinamiento de Inglaterra prohíbe la mayoría de los viajes internacionales, pero cuando este termine el 2 de diciembre los residentes en el país serán libres de ir al extranjero, independientemente de las restricciones que se impongan en su área local, dijo el martes el ministro de Transporte británico, Grant Shapps.

“Puedes ir al extranjero, pero por supuesto hay que pagar una costo por ello en términos de tener que afrontar un posible período de cuarentena cuando vuelvas”, dijo en el servicio de radio de la BBC al ser preguntado sobre el fin del confinamiento.

La perspectiva de una cuarentena más corta y del aumento de los viajes después del fin del confinamiento impulsaba las acciones de las empresas del sector de los viajes que cotizan en la bolsa de Londres. El grupo de vacaciones TUI subía un 12%, mientras que easyJet e IAG -propietario de British Airways e Iberia- subían ambos en torno a un 6%.

En España, el grupo hotelero Meliá, con presencia en Reino Unido, subía a lo más alto de la tabla con un alza del 7,7% a las 1107 GMT.