El expresidente boliviano Evo Morales ha anunciado que volverá a Bolivia el 11 de noviembre, coincidiendo con el primer aniversario de su salida del país, si bien ha aclarado que no tiene intención de formar parte del futuro Gobierno y que se limitará a promover los movimientos sociales y "cuidar los principios ideológicos" del partido, el Movimiento al Socialismo (MAS).

Morales abandonó Bolivia el 11 de noviembre de 2019, después de unas elecciones en las que se le dio por ganador pero en las que la Organización de Estados Americanos (OEA) percibió sospechas de fraude. Para el exmandatario, la amplia victoria de su 'delfín' político, Luis Arce, "es la mejor prueba de que no hubo fraude el año pasado", sino un "golpe de Estado".

Así lo ha asegurado en una entrevista con la edición en español de la BBC, en la que ha atribuido la victoria de Arce a una mezcla del reconocimiento a la labor de los sucesivas administraciones del MAS y al hecho de que la gestión del Gobierno de Jeanine Áñez, actual presidenta interina, "es mala".

"Evidentemente hay que reconocer que tantos años de gestión, tanta guerra sucia y mentirosa nos desgastó. Pero el pueblo no se equivocó, hay que continuar con el proceso de cambio", ha dicho Morales, que ahora admite que "tal vez" se equivocó al buscar una nueva reelección tras haber renunciado públicamente a seguir en el poder.

Morales, no obstante, ha insistido en que ahora no prevé volver a ocupar un cargo público --"no lo tengo en mis planes"-- y prevé llevar una vida más discreta. "A Lucho Arce yo le dije que no voy a ser parte (del Gobierno), que no me tomen en cuenta. No me corresponde", ha argumentado.

El exmandatario sí está dispuesto a "compartir experiencias" y a "cuidar a Lucho", pero ha aclarado que ni va a sugerir ningún ministro a Arce, en quien tiene "mucha confianza". En este sentido, ha dicho que no tener "preocupación" de un posible giro de su antiguo ministro.

NO ACUDIRÁ A LA TOMA DE POSESIÓN

La toma de posesión de Arce y su vicepresidente, David Choquehuanca, está prevista el 8 de noviembre. Morales ha agradecido que el presidente de Argentina, Alberto Fernández, que le ha acogido durante gran parte de este último año y sí acudirá a la investidura, se ofreciese a llevarle hasta Bolivia.

Sin embargo, considera que ese día "el protagonista es el compañero Lucho Arce", por lo que no acudirá a la ceremonia. El futuro presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, había anticipado que Morales volvería el 9 de noviembre, pero Morales ha aclarado que será dos días más tarde.

"Voy a volver el 11 de noviembre. El 11 (de noviembre de 2019) salí de Chimoré para salvar la vida y el 11 volveré con vida a Chimoré", ha dicho, aludiendo a una zona selvática bastión del MAS. El exmandatario no ha sabido o querido aclarar cómo volverá, si será por tierra: "Está en debate, pero vamos a llegar el mismo día".