Los primeros voluntarios que recibieron la vacuna Sputnik V, contra el COVID-19, no contrajeron esta enfermedad, declaró este miércoles el director del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología ruso, mejor conocido como el Instituto Gamaleya de Moscú.

"No son monitoreados oficialmente, pero están en contacto. Hasta donde yo sé, ninguno de ellos se resfrió, se enfermó o se infectó. Aunque oficialmente los ensayos clínicos han terminado", señaló Alexander Gintsburg, para la agencia RIA Novosti.

Sobre el resto de las pruebas que se han realizado tras el registro de las dosis, el directivo indicó para ese medio que la mitad de los voluntarios ya habían recibido el primer componente de la vacuna y nueve mil tuvieron la segunda aplicación.

Puntualizó que ninguno he tenido reacciones adversas.

Sputnik V fue registrada el 11 de agosto. El presidente ruso, Vladimir Putin, la calificó como una protección efectiva contra el mortal patógeno, y reveló que una de sus propias hijas ya la había recibido.

Este proyecto lleva el nombre del primer satélite del mundo lanzado al espacio por parte de la Unión Soviética en 1957.

Las dosis son desarrolladas por el Instituto Gamaleya de Moscú y el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF).

El martes, Rusia solicitó este martes a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el procedimiento de registro acelerado y la precalificación de esta vacuna. El procedimiento fue realizado por el RDIF.