Alrededor de 6 millones de personas en Reino Unido se enfrentan a confinamientos más estrictos por la pandemia en los próximos días, ya que Gales y Manchester, la tercera ciudad más grande del país, estarán bajo medidas adicionales ante la aceleración del nuevo brote de COVID-19.

El Reino Unido registró 16.982 nuevos casos diarios de COVID-19 en un espacio de 24 horas, según los datos del gobierno publicados el domingo, más que los 16.717 del día anterior.

Tras una disputa pública con el alcalde del Gran Manchester, Andy Burnham, quien acusó a Johnson de intentar sacrificar el norte de Inglaterra para salvar puestos de trabajo en el sur, el secretario de Vivienda Robert Jenrick dijo que se podría imponer un confinamiento en pocos días.

“Necesitamos concluir esto”, dijo Jenrick sobre las conversaciones con los líderes locales, agregando que los contornos de un acuerdo estaban allí. Johnson ha amenazado con imponer un cierre contra la voluntad de los líderes locales si no se alcanza un acuerdo.

El gobierno galés, que tiene competencias trasferidas, probablemente anunciará el lunes medidas adicionales que sirvan como “cortafuegos” para controlar el virus. Está previsto que el ministro principal galés, Mark Drakeford, haga una declaración.

“Hay un creciente consenso de que ahora necesitamos introducir un conjunto diferente de medidas y acciones para responder al virus, mientras sigue extendiéndose por Gales más rápidamente durante los próximos meses de otoño e invierno”, dijo un portavoz del gobierno galés.