El Secretario General de la ONU aseveró este jueves que la pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve el profesionalismo y sacrificio de los dos millones de marinos que sirven en la flota mercante mundial.

Con motivo del Día Marítimo Mundial, António Guterres refirió que más del 80 % del comercio internacional sigue produciéndose por vía marítima, incluidos suministros médicos vitales, alimentos y otros bienes básicos que son fundamentales para la respuesta y la recuperación frente a la enfermedad por coronavirus.

"Sigo muy preocupado por la creciente crisis humanitaria y de seguridad a la que se enfrentan cientos de miles de estos trabajadores indispensables. A pesar de las condiciones sin precedentes provocadas por la pandemia, la gente de mar ha seguido prestando incansable su apoyo a la cadena logística mundial, tantas veces invisible”, apuntó.

Casi año y medio en el mar

Recordó que, lejos de sus familias, estos trabajadores están exhaustos física y mentalmente, además de que ahora se ha extendido su tiempo en el mar mucho más allá de las normas estipuladas en las convenciones internacionales, con algunos periodos de servicio que superan ya los 17 meses.

“Fatigada, la gente de mar no puede trabajar indefinidamente, y las interrupciones del transporte marítimo internacional tendrían consecuencias devastadoras”, recalcó Guterres.

En este sentido, reiteró su llamado a los gobiernos para que aborden la difícil situación de estas personas empezando por designarlas oficialmente como “trabajadores esenciales”.

Les pidió también que garanticen relevos seguros en las tripulaciones y que apliquen los protocolos elaborados por los organismos de las Naciones Unidas, así como por la International Chamber of Shipping y la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte, que permiten la repatriación de la gente de mar desamparada y la incorporación a los buques de otro personal.

Nota completa AQUÍ.