El presidente brasileño Jair Bolsonaro dijo que se hará otra prueba de coronavirus después de que el lunes le tomaran una radiografía de los pulmones. No dijo si tenía síntomas de COVID-19.

El mandatario, que repetidas veces ha minimizado los riesgos que conlleva esta enfermedad, les dijo a sus partidarios frente a la residencia presidencial en la capital Brasilia que se siente bien.

El Supremo Tribunal Federal publicó documentos en mayo que mostraban que Bolsonaro dio negativo tres veces en marzo luego de reunirse con el presidente estadounidense Donald Trump en Florida. El mandatario brasileño no ha dicho si desde entonces le han hecho otras pruebas para detectar el coronavirus.

Las pruebas previas a Bolsonaro se le hicieron valiéndose de seudónimos, algo de costumbre en los exámenes médicos a dirigentes brasileños para mantener su privacidad.

En muchas ocasiones el presidente se ha presentado en público sin portar mascarilla, estrechando la mano de simpatizantes y mezclándose con multitudes. Ha criticado duramente las restricciones ordenadas por gobernantes locales a las actividades de la población, y dijo que el impacto económico de los confinamientos generará más penurias que el virus mismo.

Más de 65.000 personas han fallecido de COVID-19 en Brasil.