Pelucas y otros productos confeccionados con cabello natural fueron confiscados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP). Las trece toneladas de material se valúan en 800 mil dólares, y provienen de Xinjiang, China.

Se decomisó debido a que se sospecha que el pelo se obtuvo mediante trabajo forzado de la población uigur.En Beijing se han desplegado «centros de reeducación» en los que se obliga a trabajar a los miembros de la minoría musulmana uigur. La capital de China se justifica aludiendo al historial de terrorismo yihadista, por lo que, aseguran, es necesario adoctrinarlos.

De acuerdo a organismos de Derechos Humanos, más de un millón de uigures han sido ingresados a los «centros de formación profesional». Ante ello, la CBP emitió el 17 de junio una orden para confiscar cargamentos de las compañías Lop County Meixin Hair Product Co. Ltd.La primera detención de cargamento ocurrió en el puerto de Nueva York/Newark.

Se le pidió a la compañía china demostrar que los productos no provenían de trabajos forzados, sin embargo, no se obtuvo respuestas.