Dinamarca flexibilizó el lunes sus controles fronterizos con otros países nórdicos y Alemania, permitiendo que las parejas separadas por el coronavirus que viven en países distintos se reúnan nuevamente si pueden probar que han estado en una relación durante al menos seis meses.

La policía danesa dijo que las parejas tendrían que mostrar mensajes de texto compartidos, fotos o información personal sobre su pareja.

“Pueden traer una foto o una carta de amor”, sostuvo el subdirector Allan Dalager Clausen a la emisora ​​danesa DR.

“Me doy cuenta de que estas son cosas muy íntimas, pero la decisión de dejar entrar a la pareja depende en última instancia del juicio del agente de policía que vea cada caso”.

Si bien la decisión es una buena noticia para las parejas separadas, la medida resalta los problemas que enfrentan los legisladores y las autoridades de todo el mundo a medida que se reabren gradualmente las fronteras.

Dinamarca cerró sus fronteras para los no ciudadanos el 14 de marzo para frenar la propagación del nuevo coronavirus, lo que significa que solo las personas con un propósito claro podrían ingresar al país.

Desde entonces, se ha visto a parejas de ancianos en la frontera entre Dinamarca y Alemania tomando café, uno a cada lado de la frontera y agarrados de la mano por encima de las barreras para mantenerse en contacto.