El presidente Donald Trump suspendió la entrada en territorio estadounidense de extranjeros que en los últimos 14 días hayan visitado Brasil, el segundo país más castigado por el coronavirus después del propio EEUU, anunció la Casa Blanca.

"El presidente ha tomado medidas enérgicas para proteger a nuestro país, al suspender el ingreso de extranjeros que hayan estado en Brasil en los 14 días previos a solicitar el permiso de entrada en Estados Unidos", informó en un comunicado la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany.

La medida, según el texto, "permitirá garantizar que los ciudadanos extranjeros que han visitado Brasil no sean fuente de nuevos contagios en nuestro país".

"Estas nuevas restricciones no afectan los flujos comerciales entre Estados Unidos y Brasil", asegura la nota.

Según el balance divulgado por el Ministerio de Salud brasileño, el país latinoamericano roza ya los 350.000 casos de COVID-19, mientras que los decesos por esta enfermedad superan los 22.000.