China redobló el viernes sus esfuerzos para combatir la pandemia del coronavirus y crear empleos mientras el número de trabajadores parados aumentaba en todo el mundo.

La ayuda a la segunda mayor economía del mundo, el principal motor del crecimiento global en los últimos años, se produjo luego del anuncio de que cerca de 39 millones de estadounidenses perdieron el trabajo desde que la crisis se aceleró hace dos meses.

El primer ministro de China, Li Keqiang, el principal responsable económico del país, dijo el viernes que Beijing dará a los gobiernos locales 2 billones de yuanes (280.000 millones de dólares) para ayudar a revertir los daños causados por las cuarentenas decretadas para frenar el contagio del virus que apareció por primera vez en al ciudad central de Wuhan a finales de 2019.

Ante la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional de China, un organismo ceremonial, Li aseguró que la batalla del país contra el nuevo coronavirus — que según un conteo de la Universidad Johns Hopkins ha infectado a al menos 5,1 millones de personas en todo el mundo — “todavía no ha terminado”.

Los legisladores que participaban en la asamblea en Beijing lo hacían bajo estrictas medidas sanitarias luego de que su celebración se demoró dos meses por el virus. China sigue esforzándose para contener los brotes. El viernes confirmó cuatro nuevos contagios y no reportó decesos.

También el viernes, el Banco Central de Japón se comprometió a ofrecer más respaldo a su economía, golpeada por la crisis de salud. En una reunión de emergencia, la entidad dijo que proporcionará 280.000 millones de dólares en préstamos a interés cero y sin avales a los bancos para que financien a pequeñas y medianas empresas afectadas.

La economía japonesa ya había entrado en recesión a finales de 2019, antes del inicio de una pandemia que devastó economías en todo el mundo mientras los consumidores quedaban confinados y los negocios cerraban en muchas de las zonas más afectadas. El impacto en la tasa de paro nipona sigue sin estar claro ya que el país no impuso una cuarentena estricta y mucha gente siguió acudiendo al trabajo.

Las naciones europeas también han sufrido fuertes pérdidas de empleos, pero los sólidos programas de bienestar social gubernamentales en países como Alemania y Francia están subsidiando los salarios de millones de empleados que siguen en nómina,

Los analistas del sector privado creen que hasta el 30% de la fuerza laboral urbana china, alrededor de 130 millones de personas, perdieron su empleo al menos de forma temporal. Hasta 25 millones de empleos podrían desaparecer de forma definitiva este año, agregaron.

Nota completa AQUÍ.