La inestabilidad política interna, acompañada de protestas y disturbios masivos, sacude cada vez a más países. Unas nuevas manifestaciones han estallado esta vez en Irán. Irina Alksnis, columnista de la edición rusa de Sputnik, se pregunta qué Estados tienen más oportunidades de superar con éxito este período.

Desde el pasado 15 de noviembre, varias ciudades iraníes están envueltas en manifestaciones propiciadas por la subida del precio de la gasolina.

Irán cortó el acceso a internet durante 24 horas. El Consejo Supremo de Seguridad Nacional adoptó la medida, según un portavoz del Ministerio de Comunicaciones al que hace referencia el canal de televisión Al Arabiya.

EEUU expresó su apoyo a los manifestantes en Irán y condenó el uso de la fuerza contra los mismos, así como las restricciones en materia de comunicaciones, tuiteó el Departamento de Estado de EEUU.

Teniendo en cuenta las peculiaridades del sistema estatal iraní —incluido el organismo político-militar de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica—, parece que Washington tendrá que seguir luchando contra el "régimen" principalmente en Twitter, opina Alksnis.

Las turbulencias políticas internas con una potente actividad callejera abarcan numerosos países, independientemente de su ubicación geográfica, los regímenes estatales, las tradiciones del sistema político y el ranking global de prosperidad nacional, señala la columnista.