Un condado del sur de Nuevo México solicitó a la gobernadora Michelle Lujan Grisham que recurra a la Guardia Nacional para reabrir los retenes aduanales que fueron cerrados el mes pasado.

El condado Otero declaró el miércoles un estado de emergencia para subrayar la necesidad de que los retenes estén funcionando para frenar el narcotráfico y otras actividades ilegales en la frontera, según el periódico Alamogordo Daily News.

Los retenes de la zona fueron cerrados el mes pasado porque los agentes fueron retirados para que ayudaran a procesar a los migrantes que solicitan asilo en la frontera.

Con información de AP.