Morgan Philpott trabaja cuidando niños enfermos, y en sus horas libres, la enfermera pediátrica australiana centra su atención en otro grupo igualmente indefenso: los koalas enfermos.

"Realmente corren el riesgo de extinguirse en el transcurso de nuestra vida", dijo Philpott sobre la población de koalas de Nueva Gales del Sur en un hospital de animales en las afueras de Sídney, mientras ayudaba a un veterinario a tratar a un ejemplar rescatado infectado con la enfermedad bacteriana clamidia.

La infección generalizada entre los koalas, los incendios forestales, la sequía, la tala de árboles y la invasión urbana de su hábitat son algunos de los eventos que amenazan su supervivencia.

Un informe del gobierno en junio advirtió que si la situación no cambia, estos animales, el símbolo de Australia, podrían desaparecer de Nueva Gales del Sur, el estado más poblado de la nación, para 2050.

"Si las áreas que no se quemaron el año pasado se queman este año, sería realmente catastrófico" para los koalas, dijo Philpott, quien se unió a la agencia de rescate de animales más grande del país, el Servicio de Información, Rescate y Educación de Vida Silvestre, WIRES, por la insistencia de su hija. "Los incendios podrían marcar su final".

El peor verano de incendios forestales del país en una generación arrasó más de 11,2 millones de hectáreas, casi la mitad del área del Reino Unido, dejando a los marsupiales grises en el centro del debate político y social.

En Nueva Gales del Sur, al menos 5.000 koalas murieron en los incendios, según el informe de junio del gobierno. A medida que se avecina otro verano, los koalas afrontan la amenaza de más incendios forestales, aunque los meteorólogos esperan unos meses más húmedos y fríos que el año pasado.

Nuevas leyes estatales buscan limitar la capacidad de los agricultores de arrasar con las tierras consideradas importantes para el hábitat de los koalas, lo que desencadenó una pelea política entre los conservacionistas urbanos y quienes quieren administrar sus propiedades en los montes.

"La tasa de tala de árboles y la pérdida de hábitats (están) detrás de todos los demás factores que los amenazan en esas áreas desarrolladas", dijo Kellie Leigh, directora de Science for Wildlife, antes de soltar a una koala y su cría en un árbol carbonizado que mostraba brotes verdes en el Parque Nacional Kanangra-Boyd, a unos 200 km al oeste de Sídney.

Los conservacionistas, que culpan al cambio climático por gran parte de los incendios forestales, también se están centrando en las ciudades, ya que el crecimiento de la población en metrópolis como Sídney impulsa la demanda de talar bosques y dar paso a hogares.

Ahora hay señales de tránsito en los suburbios desarrollados advirtiendo del riesgo de que los koalas crucen la calle.

"Debe haber un equilibrio para asegurar que estas especies sobrevivan", dijo Tracey, una voluntaria de WIRES, quien pidió no dar su apellido, mientras alimentaba a una madre y dos crías con hojas de eucalipto dentro de un recinto de rehabilitación al lado de su casa.