Con el propósito de frenar de inmediato el ecocidio en el bosque mixto Monte Malpaís y el ejido de San Antonio Calpulalpan, ubicados en los estados de Hidalgo y Tlaxcala, por la construcción y operación del Parque Solar Nueva Xcala de la empresa de  capital francés ENGIE, exigen la intervención del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador para frenar el proyecto por la transgresión a los recursos naturales.

The Business & Human Rights publicó una documento titulado “Elementos críticos para la historia ambiental de un ecocidio en el Monte de Malpaís”, a cargo del estudioso de los ecosistemas del Altiplano Central Mexicano, Filiberto Rivera Torres se señaló la destrucción que la empresa de capital francés emprendió en el ejido que comparten Hidalgo y Tlaxcala, por la operación del parque solar hayan arrasado con la riqueza ecológica y cultural de la zona.

En el documento se hacen aseveraciones graves que deben ser investigadas por las dependencias adecuadas, por ejemplo que “hasta hace un año el ejido de Santiago Cuaula tenía en la vecindad con esta región de Malpaís una Unidad de Manejo para la Conservación de la vida Silvestre (UMA). Un día llegó un ingeniero de la Semarnat para decir que el área sería reubicada porque las coordenadas no estaban correctas” y sin tomar en cuenta a los ejidatarios ni los campesinos del lugar cambiaron las coordenadas a otra región en el mismo ejido para que ENGIE ahora pueda afirmar que en la región donde se construye su planta no hay  zonas naturales protegidas.

Ello a pesar de que los campesinos y ejidatarios argumentaron que por años el Gobierno Federal dirigía apoyos económicos para seguir con la protección y conservación de la zona natural en la que incluso se incrementó la población de coyotes, serpientes, incluso regreso el aguililla, así como zopilotes, las poblaciones de ardillas y conejos, una especie de liebre ha retornado, se encuentra en recuperación la codorniz Moctezuma, la cual se creía extinta en la región, también se encuentra como especie amenazada la ardilla de tierra conocida como motocle o perro de la pradera, el tlalcoyote, zorrillos que viven en la zona de pastizales mismas donde se pretenden ubicar los paneles solares.

Filiberto Rivera, hizo énfasis  en que “la empresa y los gobiernos estatales de Hidalgo y Tlaxcala incumplieron su misión constitucional que es la de proteger la vida de los bosques en un ambiente de sustentabilidad, por otra parte, las autoridades ejidales del ejido de San Antonio Calpulalpan y gracias al voluntarioso trabajo de los promotores llamados “vende tierras”, todo parece indicar por la versión de algunos ejidatarios que la mayoría de ellos fueron engañados por no tener plena información del ecocidio que esto implicaba. El impacto ambiental de esta acción rebasa a la asamblea de ejidatarios y vulnera a toda la sociedad en su conjunto y eso lo saben las autoridades que guardaron silencio”.

También se  dirigió a la empresa ENGIE si “desea mostrar su respeto por los derechos humanos de las poblaciones originarias deberá desistir de ocupar el monte de Malpaís, de otra forma, se convertirá a nivel mundial en una empresa transgresora de los recursos naturales aun cuando sus acciones estén justificadas en el marco legal, lo cual no quiere decir que sean éticamente viables”.

Y llamó a los gobiernos federal, estatal y municipal a proteger al monte de Malpaís evitando el avance del proyecto del parque solar y declaren a dicho bosque como Unidad De Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA), evitando el saqueo interminable de sus recursos naturales, precarios, pero muy valiosos para el equilibrio ambiental de la región.

Dicha área deberá convertirse en un proyecto de rescate de la biodiversidad a cargo de las universidades estatales así como de la sociedad Calpulalpense y pueblos que tienen la posesión ejidal.

“Las inversiones de la empresa ENGIE no justifican su proceder por lo que la Presidencia de la República a través de sus instituciones federales deberá atraer este caso, revisando las leyes en materia y someter a estas empresas al marco constitucional al respecto de las empresas generadoras de energías limpias”, insistió.