Si Morelos, Querétaro, Tlaxcala o Puebla no se adaptan a las nuevas medidas para mejorar la calidad del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México, aunque sus vehículos tengan el 00, en este perímetro se les pueda catalogar como engomado 2.

El director general de Calidad del Aire de la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México, Sergio Zirath, explicó que hay diálogo con la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) para que apoye a los estados circunvecinos y homologuen criterios.

“La Came está trabajando con las otras entidades de la zona centro para que se sumen a esta iniciativa (…) No hay plazo, la Came está trabajando con ellos para ver si se suman, tenemos plena confianza que así lo harán en enero”, dijo en entrevista con los medios de comunicación tras la presentación de las medidas para el mejoramiento de la calidad del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México. Zirath enfatizó que si no atienden el nuevo esquema que arranca el próximo año, se les va a considerar como 2, a pesar de ellos poseer 00.

“No se reconocerán los hologramas de esos vehículos, porque si un vehículo de allá trae un 00, pero no cumple con las condiciones de aquí , evidentemente no se les reconocerá los hologramas a esos vehículos

Se le consideraría como un holograma 2 y entonces no podrá circular de acuerdo al mismo criterio que hay en México”, afirmó. Agregó que para detectar todos aquellos que no cumplen con los requisitos, van a contar con una base de datos, que va a concentrar marcas y submarcas, que son los que cumplen con el esquema 00.

“Lo estaremos compartiendo a través de la Came con estos gobiernos, ya hemos tenido acercamientos con ellos. Estamos trabajando en los detalles para que operen lo antes posible”, dijo.

En el caso del holograma 00, para que un vehículo lo obtenga un par de veces debe tener un rendimiento de 16 kilómetros por litro, así como emisiones T2B5 o superior Euro V o superior.

Los automotores que califican para un holograma “00” por dos ocasiones deberán cumplir con un estándar de emisión que es entre un 25% y hasta un 75% (dependiendo el contaminante comparado) respecto al estándar nacional más exigente; y su emisión de CO2 se reduce hasta en un 38% comparativamente con un automotor cuyo rendimiento sea de 10 km/l (un litro de gasolina consumida en un automotor genera 2.3 kg/CO2).