Las medidas que tomaban administraciones estatales pasadas de Puebla y Tlaxcala para el saneamiento del río Zahuapan-Atoyac tenían dificultades de impacto o resultado “eran parciales, no eran oportunas, o eran demasiado caras”, además que fueron afectadas por la corrupción.

Así lo manifestaron los mandatarios actuales Miguel Barbosa Huerta y Marco Antonio Mena Rodríguez durante la firma del “Convenio Marco para el saneamiento del Río Atoyac, Puebla y Tlaxcala” con el que se dio cumplimiento –más de tres años después-- a la recomendación número 10/2017 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por la violación al derechos a un medio ambiente sano, saneamiento del agua y acceso a la información.

El mandatario poblano alertó que el río llegó a un nivel tan alto de contaminación que podría ser causante de enfermedades graves, al tiempo resaltó que el saneamiento del Atoyac para administraciones emanadas del PAN en la entidad siempre estuvo en estudio y análisis; sin embargo las soluciones que se dieron fueron afectadas por la corrupción.

“Se autorizó a gestionar recursos federales y locales y hacer acciones que nunca sirvieron o simplemente no existieron”, sentenció sin abundar montos de posibles desvíos de recursos.

En ello coincidió, su homólogo de Tlaxcala Marco Mena quien admitió que el saneamiento del Atoyac se volvió un lugar común y hasta parte del discurso político, pues era un tema que se mencionaba de manera recurrente.

Además consideró que las medidas que se tomaban tenían dificultades de impacto o resultado “eran parciales, no eran oportunas, o eran demasiado caras”.

No obstante, aseguró que en la medida de sus posibilidades su gobierno destinará recursos para estrategias que permitan la limpieza del cauce.

Ofrecen clausurar fuentes contaminantes del Atoyac

En su intervención, la titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), María Luisa Albores González; resaltó que tuvieron que pasar más de tres años para que la queja promovida por habitantes que viven o transitan en los municipios de San Martín Texmelucan, Huejotzingo, en el estado de Puebla; así como el municipio de Tepetitla de Lardizábal, Nativitas e Ixtacuixtla de Mariano Matamoros en Tlaxcala, fuera atendida por los gobiernos que este día firmaron el convenio.

Enfatizó que además de establecer una estrategia para la limpieza del afluente, las administraciones estatales deben indagar sobre cómo y de dónde proviene la contaminación.

Por ello, Barbosa Huera pidió el apoyo de los municipios, tanto de Puebla, como de Tlaxcala para que participen en la medida de sus atribuciones en la clausura de todas las fuentes de contaminación, así como a la Semarnat, Conagua y Cofepris su participación activa.

Mientras que, la funcionaria federal confió en que el convenio sirva para establecer un modelo de saneamiento del Atoyac sea referencia para el rescate de otros ríos en otros lugares del país y que el marco legal sirva para cuidar el bienestar de las personas.