En la conferencia vespertina de la Secretaría de Salud (SSA) federal, el director general del Centro Nacional de Trasplantes, José Salvador Aburto Morales informó que en el País hay 175 casos confirmados de coronavirus entre receptores de trasplantes y 44 defunciones con una tasa de letalidad del 25 por ciento.

Dio a conocer que la totalidad de los casos se han registrado en 15 entidades de la República, grupo en el que no se incluyó a Tlaxcala al no registrar ni un solo caso confirmado de COVID19 en personas receptoras de trasplante.

Mientras que la Ciudad de México es la entidad que reportó más casos con 87 personas receptoras de trasplante infectadas; seguido de Puebla con 31; Nuevo León con 15; Guanajuato con 11; Jalisco con 10 casos; Coahuila, Hidalgo, Estado de México, Querétaro, y San Luis Potosí con tres cada una de las entidades; Michoacán con dos; mientras que Aguascalientes, Tabasco, Veracruz, y Yucatán reportan un caso cada uno.


Además, Aburto Morales comentó que hay 20 casos sospechosos, así como 29 negativos, y 44 defunciones en ese grupo de pacientes, con una tasa de letalidad del 25 por ciento.

También, reconoció que tanto la donación como los trasplantes de órganos están atravesando por dificultades durante la pandemia por COVID19, toda vez que tanto los médicos como los hospitales han centrado su atención en el combate contra el SARS-CoV-2, además porque los procedimientos para realizar un procedimiento son más complejos al tener que agregar a las pruebas preoperatorias exámenes de laboratorio en el receptor, donante vivo o cadavérico, así como el personal médico, de coronavirus para poder realizar el procedimiento.

En la conferencia de prensa vespertina en la que se da a conocer el avance del virus en México, mostró una gráfica de la actividad de trasplantes de órganos y tejidos por mes en México, en la que se muestra un importante descenso a partir del mes de abril hasta agosto mostrando una leve recuperación en septiembre.

En ese sentido informó que hay un plan de reactivación de los programas de donación y trasplantes, con la que se considera una transición gradual y coordinada en función del control de la pandemia de cada zona y los recursos de los hospitales, con el propósito de proteger no solo a los receptores sino también a los donadores y al personal médico.