El gobernador Miguel Barbosa Huerta minimizó las opiniones del rector de la UDLAP, Ernesto Derbez Bautista sobre que la Ley de Educación de Puebla debe ser revisada y corregida.

Cuestionado sobre los dichos del rector quien reprobó que diputados no discutieron la Ley con los representantes de las instituciones y que advirtió recurrirían a tribunales para impugnarla, el mandatario poblano se refirió a Derbez Bautista como un “rector político” que usa el prestigio de una universidad para ser juez de la vida política, social y económica de la entidad.

Señaló que Derbez Bautista asumió una posición conservadora de la sociedad, pues es militante del PAN, además que desde las campañas electorales del 2018, estuvo en contra de su candidatura, no obstante, dijo: “yo lo respeto, él es así, no pasa nada, que siga siéndolo, siempre lo ha hecho”.

“No le den tanta importancia a eso, vuelve a ser otro integrante de la famosa banda de la granja de los conejos”, sentenció.

En tanto, se dijo respetuoso sobre las declaraciones del presidente del Senado, Ricardo Monreal Ávila, que advirtió que la normativa comete “excesos” en cuando a la armonización de la ley nacional que sería corregida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), sobre las que no quiso abundar.

Ante la polémica sobre la Ley de Educación, Barbosa Huerta señaló que no le tiemblan “las piernas”, pues la normativa tiene una visión de izquierda y vela por los intereses de los ciudadanos.

“Yo estoy actuando con honestidad, no como un payaso. Créanme que nunca voy a mentir, no estoy hecho para mentir, aguanto vara, en el tema de la Ley de Educación, aguanto vara, no me tiemblan las piernas, una de ellas porque es de titanio, entonces no tiembla, y la otra nunca me ha temblado (…) tenemos una visión de izquierda en todas las acciones de gobierno”, expresó.

En ese tenor, señaló que hay quienes dicen que su gobierno va en contra de la administración lopezobradorista, por no permitir a la industria automotriz y de la construcción retomar actividades el 1 de junio; no obstante rechazó una ruptura con su líder Andrés Manuel López Obrador, pues aseguró que seguirá siendo leal al morenista “hasta el último suspiro”.

Aseguró que ante la contingencia sanitaria ha defendido la salud de los poblanos, como –dijo-- lo hubiera hecho López Obrador con los tabasqueños si en esta etapa le hubiera tocado ser gobernador de Tabasco.