La Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE), Hospital de Traumatología y Ortopedia, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla, brinda capacitación continua y especializada al personal de la unidad para responder de manera eficaz ante la emergencia sanitaria por COVID-19, informó Francisco Morales Flores, director del nosocomio.

Puntualizó que el hospital cuenta con una plantilla de aproximadamente 700 trabajadores activos, el 95 por ciento se ha capacitado; el restante es personal con licencia, por el acuerdo de protección al personal que firmaron el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), y al reincorporarse serán capacitados.

Como unidad especializada en traumatología, no es considerada como hospital de reconversión, sin embargo, está preparada para atender a pacientes politraumatizados con síntomas respiratorios, a través de un filtro en el área de Triage, que es la encargada de derivar al paciente a un espacio aislado para su tratamiento e intervención quirúrgica.

Una vez concluido el procedimiento se direcciona al derechohabiente al Hospital General de Zona (HGZ) No. 20 “La Margarita” o a la UMAE Hospital de Especialidades “San José”, según corresponda, para continuar con su tratamiento.

Con relación a la capacitación, Juan Carlos Ponce, camillero del servicio de quirófano, expresó: sabemos qué es el Covid, he recibido cursos sobre traslado de cadáveres, manejo del paciente, cómo colocarme y retirarme el Equipo de Protección Personal (EPP) y mi aseo personal. Reconoció que cuenta con guantes especiales, respirador N95, goggles, careta, y botas.

La capacitación tiene la finalidad de proteger al trabajador y a los pacientes de cualquier contagio, además de conocer los riesgos de propagación del virus. Por su parte, el director del hospital destacó que, como medidas estrictas de prevención, en el checador de entrada y salida del personal, está una enfermera encargada de medir la temperatura y proporcionar gel antibacterial, y se ampliaron los horarios del comedor, para evitar aglomeraciones.

En relación con el EPP, Morales Flores informó que a todo el personal se le ha dotado de cubrebocas y careta, y cuentan con el equipo de protección necesario.

En las áreas de riesgo que tienen contacto con pacientes sospechosos o confirmados de COVID-19, cuentan con el equipo de protección personal: gorro, respirador N95, goggles, guantes y bata. Finalmente, aseguró que este nosocomio cumple con la aplicación de los protocolos del Plan de Emergencia Sanitaria, con el objetivo de salvaguardar la salud de los derechohabientes y los trabajadores.